Una cariñosa despedida para un maestro de educación especial

Matías Virano se quedó sin empleo, con deudas y a cargo de dos niños. Los papás organizaron una colecta sorpresa para ayudarlo a volver a Nueva Galia.

Matías Virano es maestro de educación especial. Dio clases durante siete años en el instituto Sawa, y formó un vinculo con los chicos y los padres que según expresaron ellos mismos “será imborrable”.

La crisis económica del país, sumada a la crisis institucional de su lugar de trabajo ocasionó que el joven de 29 años estuviera varios meses sin cobrar su sueldo, hasta que finalmente perdiera su trabajo.

Matías es papa de dos niños pequeños. Alquilaba en la ciudad y al verse impedido de poder seguir pagando decidió volverse a su pueblo, Nueva Galia. Como quedó adeudando al propietario debió dejar sus pertenecía a modo de garantía.

Los padres de sus alumnos al enterarse de su situación organizaron una despedida y reunieron dinero para ayudarlo a viajar.

Tanto cariño atrajo la suerte y Matías también recibió un llamado del Intendente de su localidad natal quien le ofreció un puesto para que pueda recomponer su economía.

Antes de partir agradeció la cálida despedida y compartió un poco de la pasión futbolera con los chicos, con quienes se sacó una foto junto a la bandera de River Plate, ya que la delegación local del club también estaba de festejo en la plaza.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: