Más de 150 gendarmes para allanar Camioneros


Los Moyano acusaron al Gobierno por el cinematográfico operativo

Fue en el marco de la causa por supuestos negociados en Independiente. Pero Hugo y Pablo Moyano dijeron que era una represalia por el paro del 30 de abril.

El cinematográfico despliegue de Gendarmería no fue en una frontera caliente sino en el barrio porteño de Constitución: unos 150 gendarmes rodearon e ingresaron a la sede central del gremio de Camioneros para un allanamiento judicial en una causa en la que se investiga supuestos negociados de los dirigentes camioneros Hugo y Pablo Moyano con la barra brava del Club Independiente, que ambos conducen. Para los camioneros se trató de una represalia del Gobierno por el paro y la movilización del 30 de abril contra la política económica de Mauricio Macri. “Es una payasada, con esto no nos van a asustar ni vamos a salir corriendo a firmar la reforma laboral”, sostuvo Pablo Moyano. En tanto, su padre le apuntó a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, por el operativo judicial “circense”: “Ya está yo me entrego. Si quieren que me metan en cana, pero después que se la banquen. Ellos no van a poder con esto”, advirtió. Desde la CGT, el Movimiento Sindical para el Modelo Nacional (FSMN), la CTA, los gremios del transporte y numerosos sindicatos se expresaron en duros términos contra el Gobierno y expresaron su apoyo a los líderes camioneros. 

El allanamiento fue ordenado por la jueza de Avellaneda, Brenda Madrid, a pedido del fiscal Sebastián Scalera, en una causa por asociación ilícita en la que el detenido ex jefe de la barra brava de Independiente y ahora “arrepentido” Pablo “Bebote” Alvarez denunció a los Moyano. Madrid es la jueza que subroga al suspendido magistrado Luis Carzoglio, quien denunció “aprietes” de la AFI para que meta preso a Pablo Moyano.

“Bebote Alvarez es un personaje utilizado por Bullrich y el payaso del fiscal Scalera. Dicen que nos quedamos con plata de los choripanes que se venden en los alrededores de la cancha y la recaudación de los trapitos”, sostuvo ayer Pablo Moyano sobre la causa judicial. Y asoció el allanamiento a la embestida del Gobierno por el paro del 30 de abril: “Por más agentes de inteligencia, por más que nos hagan operaciones mediáticas y judiciales, por más allanamientos en represalia a las medidas de fuerza de un sindicato que lucha, acá no baja los brazos nadie”, aseguró. 

Minutos antes de las 20, tras más de seis horas de un allanamiento que todavía continuaba, Hugo y Pablo Moyano salieron a hablar con los militantes de Camioneros que aguardaban el desenlace de la medida judicial. “Falta dos horas para que termine el circo, la payasada de la ministra Bullrich. Es la 25 vez que allanan la sede de Camioneros, pero por eso no nos vamos a arrodillar y firmar la reforma laboral. Ni vamos a tener miedo para bajar nuestros convenios. Tampoco vamos a participar de la convocatoria del Presidente cuyo objetivo principal es la reforma laboral”, dijo Pablo.

“Sin duda lo que hace el gobierno es un disparate total, como tantas estupideces y gansadas que han hecho”, sostuvo Hugo Moyano y le adjudicó el allanamiento a “la situación económica” que lleva “a pasar necesidades al pueblo”, con la “incapacidad de un gobierno que solo obedece al FMI”.

“Señor Presidente, esto no da para más” –continuó Moyano– y le pidió que “no siga haciendo estupideces y gansadas que le indican sus asesores que paga la gente con mucho sacrificio y esfuerzo”. Chicaneó a Bullrich diciendo que ahora no pretenda “cobrar el gasoil que gastó la gendarmería”  en un allanamiento que definió como “al pedo” en el que “no se llevan nada de lo que creían que venían a buscar”. 

Moyano también les pidió a los trabajadores “no escuchen a los filósofos de la mentira y el engaño”. También advirtió al Gobierno “que se equivoca” si se creen que “nos van a asustar o hacer achicar” y que “no vamos a abandonar la lucha” con “el coraje de los trabajadores”, en un mensaje que incluyó al sindicalismo colaboracionista: “Como dijo el General, ‘con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes’”.         

La CGT calificó de “gravísimo” el allanamiento a Camioneros. “Esto se agrava por el despliegue inusitado e innecesario de 150 gendarmes, que mas parece una puesta en escena, para desviar la atención de los graves problemas que padecen los trabajadores y los sectores mas vulnerables de la sociedad”, dice el comunicado que lleva la firma de Héctor Daer, Carlos Acuña y Julio Piumato. También plantearon su “preocupación” por “la falta de independencia” del poder judicial bonaerense que “es funcional a los deseos de los Gobierno provincial y federal”.   

“Una vez más se acude al recurso del lawfare con un cinematográfico allanamiento para perseguir la actividad sindical del sindicato de Camioneros y sus máximos dirigentes, Hugo y Pablo Moyano, a escasas 96 horas de su protagonismo en el paro general del 30 de abril”, sostuvo el comunicado del FSMN, en el que “repudian y exigen el cese de esta persecución inadmisible”. 

“Manifestamos nuestro total respaldo a la organización hermana de Camioneros que sufre reiterados allanamientos en una escalada de hostigamiento absolutamente desmedida”, expresó Juan Carlos Schmid en representación de la CATT, y agregó: “es inadmisible que al mismo tiempo que se llama al diálogo y al consenso, se produzca un nuevo embate a un gremio con posturas de confrontación sobre la política económica del gobierno”. “Hostigan a los trabajadores porque defendemos a los trabajadores. Al gobierno fascista se le cae la careta del consenso y persigue a quienes se oponen a este modelo de ajuste”, dijo Hugo Yasky, de la CTA de los Trabajadores. 

Pagina12

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: