La ordenanza para celíacos sigue sin aplicar

A cinco años de su puesta en vigencia, su autor aseguró que los restaurantes no ofrecen un menú especial.

El tiempo pasa sin muchos cambios para los celíacos que viven en la ciudad de San Luis. El concejal del Frente Justicialista, Roberto González Espíndola, presentó en 2014 un proyecto, aprobado por unanimidad, para que los restaurantes tengan un menú para los que padecen este trastorno, con su correspondiente identificación. Sin embargo, aseguró que la norma en general no se aplica.

El edil dijo que hace cinco años lo que se buscaba era la concientización sobre la enfermedad y que de a poco los restaurantes fueran sumándose con, al menos, un menú sin trigo, avena, cebada y centeno (TACC). La propuesta estaba fundada en los dos principales problemas que padecen los celíacos: sociales y alimenticios.

A pesar de estar reglamentada, la ordenanza Nº 3373/2014, aún no ha podido conseguir que los locales gastronómicos tomen los recaudos en las cocinas para los que padecen la enfermedad, mucho menos tener un menú específico que les permita a los celíacos poder contar con una opción para comer fuera de su casa. 

«Los restaurantes lo solucionan fácil. Ofrecen una ensalada para los intolerantes al gluten. Hay muy pocos comercios que tienen otras variedades para ofrecer y con la identificación correspondiente, que se indicaba en el proyecto», explicó.

Aclaró que el proceso de concientización lleva tiempo. Por eso se contempló un plan de capacitaciones, aunque dijo que nunca se hizo efectivo. La tarea debía estar a cargo de Bromatología.

«Está contemplado que ningún comercio de comidas pueda ser habilitado si no realizó alguna actividad en la que se les haya explicado cómo manipular las materias primas para la elaboración de alimentos sin TACC. Sin embargo, no se realizan los controles pertinentes. A raíz de esto es que en los próximos días presentaré un pedido de informe», explicó y agregó que es muy importante la inclusión social de quienes la padecen.

Ayuda de la Provincia

El gobierno provincial cuenta con un registro para los celíacos que no tienen obra social. Silvana Lucero está a cargo de la coordinación de celiaquía del Programa Logística e Insumos Hospitalarios y explicó que los inscriptos reciben todos los meses un plan de talleres de cocina y un bolsón con alimentos libres de gluten. Quienes cumplen los requisitos pueden anotarse en cualquier centro de salud provincial.

Actualmente hay más de 400 personas que acceden a los cursos y reciben un kilo y medio de fécula de maíz y mandioca, y harina de arroz para hacer panificados. Además un kilo de la premezcla que tiene las tres clases de harina, polvo leudante, rebozador y fideos. Su detección no es una tarea sencilla. Por eso los médicos de la carrera sanitaria son capacitados de manera permanentemente. «La sintomatología de la enfermedad no siempre es la misma y cuando un paciente presenta un solo síntoma es más difícil que el profesional llegue al diagnóstico o sospeche de la patología», explicó Lucero. 

El Diario de la República

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: