Controlarán la venta de los medicamentos de uso animal

La ley exige que estos productos sean adquiridos solo en locales habilitados. Capacitarán a un grupo de inspectores.

Este martes, el Programa Defensa del Consumidor y el Colegio de Veterinarios de San Luis firmaron un convenio para evitar que los medicamentos de uso animal sean vendidos en locales no habilitados, como supermercados o comercios en los que no haya un veterinario a cargo. A partir del nuevo acuerdo, los especialistas comenzarán a capacitar a los inspectores del programa, que realizarán los controles. Aseguran que la ley provincial está vigente (VIII-0296-2004) y ahora buscarán cumplirla.

La idea es evitar que se puedan adquirir pipetas para combatir pulgas y garrapatas, por ejemplo, sin la supervisión de un profesional, una situación frecuente en la provincia. «Es un tema que viene desde hace tiempo, pero que no era posible implementar sin la colaboración de ambas partes. Nosotros sabemos cuáles son las drogas que no se pueden vender y los daños que pueden causar al no utilizarlas de manera adecuada. Sin embargo, no tenemos el rol de policía para hacer cumplir la normativa», aseguró Sergio Guzmán, presidente del Colegio. 

La firma, que selló el acuerdo entre las partes, se realizó en las oficinas de Defensa del Consumidor, ubicadas en el sexto piso de la ex Casa de Gobierno. Allí, el jefe de Programa, Alberto Montiel Díaz, encabezó una conferencia de prensa para informar sobre el convenio. «Dentro de nuestras competencias está la de hacer cumplir la ley provincial, que contempla un registro de todos los comercios habilitados para la comercialización de productos veterinarios. El principal requisito es que haya un contrato firmado por un médico veterinario matriculado», explicó el funcionario.

Guzmán señaló que el Colegio les enseñará a los inspectores acerca de las drogas que no están permitidas para la venta sin la firma de un médico veterinario. «Ahora comenzarán las capacitaciones para los inspectores, los que deberán conocer qué productos están habilitados para su comercialización. Luego, un auditor especializado y el inspector regularán la actividad. Hoy en día, lamentablemente, existe una proliferación de comercios que no cumplen con la norma. Ahora, con los controles, buscamos que se haga un buen uso de estos medicamentos que, sin supervisión, pueden causar daños a la salud de los animales o la intoxicación y hasta la muerte de las personas», advirtió y agregó que también los ampara una ley nacional que indica que la actividad está reservada para los profesionales o bajo la regencia de ellos.

Sobre los comercios que están en falta, dijo que no solo aquellos que venden alimento balanceado se encuentran en el «ojo de la tormenta», sino que hay muchos otros que deben ser supervisados. «La normativa es clara. Ningún antiparasitario, ya sea interno o externo, o algo tan común como una pipeta, deben ser expendidos en un local comercial que no cuente con un profesional matriculado», añadió y explicó que él, de primera mano, ha podido constatar la venta de remedios de este tipo incluso en carnicerías y viveros. 

«Los espacios que funcionan en las redes sociales y que venden ‘de todo un poco’ son muy difíciles de controlar. Para aquellas empresas que están habilitadas y comercializan remedios de uso veterinario por Internet, Senasa es el organismo encargado de la regulación», señaló.

En relación al convenio, el veterinario explicó que en todo momento el organismo provincial se mostró muy bien predispuesto, por lo que llegar al acuerdo no fue una ardua tarea.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: