Comerciantes piden más acciones para frenar la venta ambulante

Aseguran que esta práctica les genera un grave perjuicio económico al perder muchas ventas. Según un relevamiento de El Diario de la República, en el centro de la ciudad hay al menos 34 puestos.

En la ciudad de San Luis es un problema de larga data que, con las dificultades económicas que hay, se agrava cada vez más. La venta ilegal de mercadería se expande en el centro puntano (según un relevamiento de El Diario de la República realizado el mes pasado, hay al menos 34 puestos), mientras que los comerciantes que pagan impuestos para tener su tienda siguen quejándose de los vendedores ambulantes, porque aseguran que los perjudican económicamente. En la Cámara de Comercio de San Luis afirmaron que es un tema que ya está sobre la mesa y que buscan trabajar en conjunto con la Municipalidad.

La calle peatonal entre Pedernera y Junín, el Paseo del Padre, la plaza Pringles, la esquina de Colón y Pringles y el cruce de San Martín y Las Heras son algunos de los puntos céntricos donde más venta ilegal se concentra actualmente. Desde puestos que comercializan medias y anteojos de sol hasta algunos que ofrecen alimentos y juguetes, estos puestos se asentaron hace muchos años y se expandieron con el tiempo.

«Con las crisis, generalmente recrudecen o se visibilizan ciertas situaciones como el mercado ilegal. Esto está entre las preocupaciones principales que tiene el sector. Hay trabajo esclavo, hay gente en negro, hay puestos que no se pagan y hay inconvenientes también con el sector de la salud porque los productos que se venden no son registrados», manifestó el vicepresidente de la Cámara de Comercio, Jorge Moyano.

Nelly es la dueña de un local en una galería céntrica que vende juguetes y ella, como muchos otros comerciantes de la ciudad, percibe como injusto convivir con el mercado ilegal: «Ellos no pagan nada para vender los productos y nosotros pagamos muchos impuestos, un alquiler y hoy en día, como está el país, prácticamente trabajamos para estar al día con esos pagos y no mucho más. Con otros comerciantes vemos esta situación con enojo y hemos hecho reclamos a la Municipalidad en su momento, pero no les dieron importancia. Esto no es contra los artesanos, pero sí contra los vendedores ambulantes, porque nos quitan mucha venta».

Si bien hay puestos ilegales que comercializan juguetes durante todo el año, ese rubro se ve con mucha más frecuencia en las calles en la previa a jornadas especiales como Navidad o el Día del Niño. Afirman que, al no pagar impuestos de ningún tipo y tampoco un alquiler por tener la tienda en la calle, estos comerciantes pueden «darse el lujo» de vender más barata la mercadería, lo que también termina tentando a los consumidores.

Ramón Ochoa, empleado de una tienda de indumentaria femenina, sostuvo: «Nos sentimos perjudicados por los puestos que se arman en la calle. En la peatonal hay un montón de tiendas en la calle de vendedores ambulantes. Es muy injusto que puedan vender mercadería cuando nosotros pagamos mucho dinero para poder mantener nuestro local».

A pocos metros hay otro negocio de ropa atendido por Paulina, quien opinó de forma similar: «Deberíamos hacer un reclamo entre todos los comerciantes por este tema, porque no pagan nada e incluso pueden vender más barato los productos que en las tiendas. A nosotros nos perjudica económicamente y somos los que pagamos impuestos y alquiler todos los meses».

En la Cámara de Comercio local aseguraron no tener cifras oficiales sobre el fenómeno, pero sí afirmaron percibir un crecimiento constante del mercado ilegal en la ciudad. Moyano aseguró: «Los vendedores ambulantes se amplían cada vez más en distintos espacios de la ciudad, donde se están generando asentamientos muy fuertes. Nosotros creemos que la solución debe nacer a partir del diálogo y el encuentro, de exponer el problema como reflejo sobre la mesa. A partir de eso y considerando que el Municipio está de acuerdo, podremos resolver la situación».

Primera reunión con Tamayo

La semana pasada, la nueva gestión municipal de San Luis y autoridades de la Cámara de Comercio tuvieron un primer encuentro, en el que hablaron distintos temas que tienen en común para trabajar juntos, entre los que estaba el mercado ilegal en la ciudad.

La máxima autoridad de la institución, Vito Carmosino, calificó al encuentro como de «mucho entendimiento» y agregó: «Nos fuimos muy satisfechos de la reunión. Estamos confiados en que la gestión municipal va a ayudar mucho al comercio local.

Hay una nueva impronta en el gobierno municipal y creemos que va a ir mejorando paulatinamente la situación».

Conflicto de larga data

No es la primera vez que los comerciantes ponen el grito en el cielo por la venta ambulante en las calles de San Luis. En 2015 fue quizás cuando el conflicto tomó mayor repercusión, obligando a la Municipalidad, por aquel entonces en manos de Enrique Ponce, a tomar cartas en el asunto, aunque nunca llegó a tener éxito.

Decidieron armar un registro de vendedores ambulantes para que quienes se anotaran sean trasladados a la ex Terminal de Ómnibus para vender su mercadería dentro de un amparo legal. La medida no prosperó y se los intentó reubicar en calle Las Heras o en el Paseo del Padre, donde efectivamente terminaron muchos de ellos y donde hoy en día continúan ofreciendo mercadería.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: