La Canera recibe cinco llamados diarios por abandono de animales

La mayoría alerta por mascotas desnutridas o tiradas a la intemperie. También atienden denuncias por maltrato.

Para muchos son «los mejores amigos del hombre» y los adoptan como parte indispensable de sus familias. Pero el cariño y el cuidado de las mascotas todavía no son valores universales. Así lo demuestra la cantidad de denuncias que recibe el Refugio de Contención Animal Municipal: por día atienden un promedio de cinco llamadas que alertan sobre animales abandonados.

Los avisos más frecuentes llegan cuando los vecinos encuentran perros, gatos y hasta caballos, en estado de desnutrición o tirados en baldíos bajo los rayos del sol, sin agua, comida, ni una cucha para resguardarse.

Pero más allá de que es conocido popularmente como la Canera, el lugar también asiste a otras especies. «Tenemos aves rescatadas por la gente, que han sido golpeadas con una gomera. Nosotros les damos los primeros auxilios en el caso que se pueda, y si no llamamos al gobierno provincial y se las llevan, porque cuentan con espacios más específicos, con veterinarios para animales exóticos, y jaulas para que puedan vivir”, contó Soledad Martínez, quien desde el 8 de enero está al frente del refugio, acompañada por un equipo de proteccionistas.

Sin embargo, las alertas por animales abandonados no son las únicas que reciben. En el último mes ya atendieron nueve denuncias por casos de maltrato y tuvieron que intervenir en sesenta y dos emergencias.

La funcionaria explicó que todas estas negligencias están contempladas en la ordenanza 340, que está vigente desde el 2010 y determina una serie de sanciones para quienes no cumplen con una tenencia responsable de sus mascotas.

Por eso, una vez que reciben algún llamado, los trabajadores verifican la veracidad del caso para darle intervención al juez de turno. Si el reclamo no es de extrema urgencia, es decir que no corre riesgo la vida del animal, es el vecino el que debe acercarse al Poder Judicial, a la oficina de denuncias, y dejar por escrito su testimonio. Pero si el animal está agonizando, deben llamar al 147, al Sistema Único de Reclamos del Municipio.

Mal hábitat. Es habitual encontrar caballos sin protección en los baldíos.

“Es importante tomarlo con mucha responsabilidad, porque nos ha pasado que nos llaman a las 3 de la mañana para decirnos que el perro del vecino está ladrando, por ejemplo. Entonces debemos ser cuidadosos porque en un caso de denuncia tenemos que mover todo un equipo y lo tomamos en serio. Y muchas veces por algo así, estamos perdiendo el tiempo de salvar una vida”, dijo Martínez.

Las denuncias pueden ser anónimas, pero lo indispensable son los datos de donde se encuentra el animal en peligro. Es que los tipos de abandono y maltrato son muchos y a veces sorprenden por el alto grado de crueldad. Por ejemplo, hace algunos días recibieron en el predio de la Canera a una perra que fue encintada por su propietario. “Tenía todo pegado como si fuese un pañal, las patitas y el hocico. El dueño dijo que lo hizo porque ladraba y rasguñaba el tapizado del auto, incluso la llevaron en el baúl”, contó sin salir de su asombro.

Para Martínez, aún falta camino por recorrer en la concientización sobre los derechos de los animales. “Tenemos que tomar dimensión de que son seres vivos y que sufren. Hasta que no haya ese ‘click’ en la sociedad, esto va a seguir así. Por eso pedimos que la gente se anime a dar aviso a la Policía, a nosotros, al juez, a quien sea, pero que no se queden como parte del paisaje, sin hacer nada, hay que actuar”, enfatizó.

Las redes sociales en alerta

Como en muchas esferas de la vida pública, las redes sociales han ganado protagonismo en la concientización de los derechos de los animales. Pero también se han convertido en canales de denuncias cada vez que hay algún espécimen en peligro.

Hay diferentes grupos, sobre todo en Facebook, en los que los usuarios postean fotos de algún cachorro abandonado, a veces piden auxilio para socorrer a alguno, y otras veces se limitan a exponer a quien tiene una mascota en mal estado.

De esa forma, lo que por un lado es una herramienta útil se transforma en un arma de doble filo: muchos usuarios se limitan a señalar, acusar o denunciar, y no siempre se animan a actuar para auxiliar a un animal que necesita ayuda.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: