«Mi hija es inocente», dijo el padre de la acusada de matar a su pareja

En diálogo con El Diario, el hombre exigió que la Policía investigue a un sobrino, al que señala como autor del crimen.

Angustiada, esposada y a paso lento. Así caminó en dirección al Juzgado Penal 1 Brenda Barrientos, la sospechosa de asesinar a su pareja de una puñalada, el domingo. La joven fue indagada ayer por el juez Penal 1, Marcos Flores Leyes. El padre de la imputada, en diálogo con El Diario, aseguró que ella es inocente y que el autor del hecho fue un sobrino de él.

Barrientos, de 20 años, fue indagada por “Homicidio agravado por el vínculo” en perjuicio de Ramón Ariel Lucero, de 24. “Se abstuvo de declarar y solicitó los ocho días de prórroga de la detención. Recién ahora tuve contacto con el expediente y voy a verificar, conforme a los dichos de ella, qué es lo que surge, qué coincide con su relato y qué no”, dijo el defensor oficial Penal Carlos Salazar, quien agregó que una vez que realice ese estudio determinará qué medidas le solicitará al juez para aportar pruebas a la causa.

Según Gerónimo Carlos Barrientos, padre de la imputada, el agresor es de apellido Medina.

El hecho ocurrió el domingo, cerca de las 14:30 en el pasaje Biassi al 4026, ubicado en paralelo a la ruta 146, en inmediaciones a la gruta de la Difunta Correa.

Por lo que reconstruyeron los investigadores con base en testimonios, la pareja, que tiene una hija de dos años, estaba reunida desde el sábado a la noche con gran parte de la familia en la casa del padre de la imputada, bebiendo alcohol. Barrientos y Lucero, quienes son primos y estaban en pareja, residían desde hacía unos tres años en una vivienda ubicada al lado de la suya, según contó el hombre.

La autopsia reveló que la víctima murió por un “shock hipovolémico» (es decir, un gran sangrado) producido por una lesión de arma blanca debajo de la tetilla izquierda.

“Cuando pasó todo yo estaba acostado. Me levanté cerca de las 14, fui a ver a mi nietita, que vive al lado de mi casa con mi hija Brenda y ahí lo vi a mi yerno tirado en el piso. Lo di vuelta y le vi la herida debajo de la tetilla, pero no había ni cuchillo ni nada. Ahí nomás salí a llamar a una ambulancia. Según me contaron mis hijos más chiquitos, el que estuvo en el hecho fue Medina, que es mi sobrino, hijo de mi hermana”, relató Gerónimo Barrientos.

Contó que sus hijos le dijeron que Medina, con actitud “de pesado», le pedía un cigarrillo armado a su yerno. Ese habría sido, para él, el motivo de la discusión entre los jóvenes.

“Mi yerno siempre compraba tabaco y papel para fumar, era laburador. Trabajaba como maquinista para darle los gustos a su hijita, que ahora se quedó sin papá y tiene a su mamá presa. Si Medina sabe lo que pasó, ¿por qué huyó cuando llamé a la ambulancia?, ¿por qué no lo detienen y lo investigan? Se escapó en una moto que lo esperaba sobre la ruta 146. Hay una cámara cerca que seguro ha tomado ese momento. Queremos que diga la verdad”, dijo el hombre, angustiado.

Recordó que cuando vio a Lucero sin vida buscó a su hija y la encontró adentro de su casa. “Estaba tiritando y me dijo que había sido Medina quien le pegó a mi yerno”, refirió.

Agregó que su sobrino estaba alcoholizado y que el sábado le había contado a él “que había tenido un problema con su pareja y que lo había corrido”. “Él siempre hacía problemas. Seguro se quería desquitar con alguien. Todavía no lo puedo creer, era un chico bueno al que le robaron la vida”, lamentó.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: