Un policía reanimó y salvó a una beba de días en Villa Mercedes

La pequeña se ahogó luego de que su mamá la amamantara. La intervención del oficial inspector Néstor Adrián Sombra fue clave para que sobreviviera.

El oficial inspector Néstor Adrián Sombra salió de guardia esta mañana a las 7 luego de trabajar 24 horas de corrido. Pero no pudo pegar un ojo ni descansar hasta que los médicos de neonatología del Policlínico Regional de Villa Mercedes le dieron la noticia que tanto esperaba: la beba que tomó en sus manos sin signos vitales, y a quien reanimó con RCP, ya había vuelto a alimentarse del pecho de su mamá. El hecho ocurrió la noche de este lunes en una vivienda de calle Sargento Baigorria.

Sombra, que hace cinco meses presta servicio en la Subcomisaría 24ª de Villa Mercedes, estaba de jefe de guardia cuando un adolescente de 15 años, tío de la menor, entró a la seccional en estado de shock, estima que cerca de las 23:20.

“No podía decir otra cosa que ‘se ahoga la nena’, y lo repetía. Fueron segundos, pero logré sacarlo de la desesperación para que me dijera dónde vivía, y como era a metros de la comisaría salí corriendo con él”, comentó Néstor en diálogo con El Diario.

Ambos corrieron cerca de cien metros, hasta la esquina noreste de calles Sargento Baigorria y Tomás Jofré, donde se toparon con la mamá de la beba, una joven de 21 años. “Estaban en la calle, casi en la vereda, con un ataque de nervios y con la bebé erguida”, contó el héroe.

El policía, que tiene conocimiento en primeros auxilios pero que nunca le había tocado ponerlos en práctica, tomó a la pequeña, que tiene cuarenta días de vida, y la puso boca abajo sobre su mano izquierda. “Presumo que es una niña prematura, porque me cabía en la mano”.

“No respiraba ni reaccionaba, y era tan chiquitita que comencé a hacerle masajes con dos dedos. Le enderecé la cabecita para liberarle las vías respiratorias. No sé cuánto tiempo pasó, supongo que segundos, pero sentí una contracción en la pancita y vi que largó leche y saliva por la boca”, explicó.

Los compañeros policías de Sombra ya habían llegado y minutos después se le sumó una ambulancia del Sempro, a cargo del médico Gastón Díaz, que estabilizó a la niña para trasladarla al hospital.

“Se fue respirando, eso me dio un poco de tranquilidad, pero igual me fui al hospital hasta que alguien nos diera un parte de cómo estaba, porque uno también es padre ¿no? El alivio más grande fue cuando salieron de neonatología y dijeron que ya podía volver a tomar el pecho. Que estaba todo bien”, relató.

Desde la oficina de prensa del ministerio de Salud provincial informaron que la beba está en buen estado pero que continúa en observación en una sala común de pediatría.

Los consideraron que fue una crisis de ahogo por sobre alimentación pero que al centro médico llegó bien. Sin duda gracias a Sombra.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: