Confirman el testimonio que indicó que Lorenzetti no ayudó a Romina

La subcomisario Lorena Martínez le tomó declaración a una vecina que vio a la víctima aún con vida.

La joven llegó a nuestra dependencia muy angustiada. Lloraba, y para ayudarla a calmarse le dimos agua. El motivo de su tristeza era que nadie había socorrido a la víctima. Eran vecinas y, cuando ella cruzó hasta la casa de la familia Lorenzetti, Romina aún estaba malherida, se quejaba. Estaba con vida. Eso la angustió mucho», relató la subcomisario Lorena Martínez, actual subjefa del Departamento Homicidios de la Policía de San Luis, quien fue la encargada de tomarle declaración a María Eugenia Núñez la mañana del 30 de enero de 2016, pocas horas después del asesinato de Romina Aguilar.

En una audiencia precedente, Núñez dijo que el viudo no auxilió a la joven.

La mujer policía le tomó testimonio a Núñez en la sede de la entonces División Homicidios. Cuando la joven recobró un poco la calma afirmó que cerca de las 6:30 de la mañana escuchó «un ruido parecido a un disparo y al asomarse por la ventana vio cómo una chica caminaba por la vereda en puntas de pie, con las manos arriba. Luego escuchó otro ruido, como un tiro», evocó la subcomisario.

Núñez le contó a Martínez que, ante la desesperación de ver lo que ocurría en la vereda de enfrente, cruzó la calle en ropa interior. Regresó a vestirse y tras, ver a una chica herida, tendida en el piso, llamó insistentemente en la casa de Diego Lorenzetti, quien en ese momento era intendente de La Calera. Cuando el dueño salió, Nuñez le reveló que habían baleado a su esposa Romina allí mismo. Pero Lorenzetti le respondió: «Es mi esposa, ya está muerta».

La subcomisario indicó, además, que fue la encargada de llevar a La Plata los primeros tres celulares que la jueza Penal 3, Virginia Palacios, ordenó secuestrar durante la etapa de instrucción, pocas horas después del asesinato por el que ahora llegan a juicio el viudo de la víctima, señalado como presunto autor intelectual, y Leandro Vílchez y Edivaldo De Oliveira Pereira, acusados como autores materiales del crimen.

«Como Delitos Informáticos (de la Policía de San Luis) no contaba con el software necesario para analizar el contenido de los celulares, se ordenó el traslado de los aparatos a La Plata. Fui la encargada de llevarlos y allí, el teniente Daniel Giles, de la Policía de la provincia de Buenos Aires, nos explicó cómo realizar el análisis del contenido de cada teléfono. Luego, en nuestra dependencia cumplí ese trabajo. Los celulares eran un LG, un Motorola y un Samsung que pertenecían a Inés Garay, hermana de Romina, a Lorenzetti y a la propia víctima», detalló Martínez.

«A medida que detectamos información importante para la causa, se la remitimos a la jueza. Uno de los mensajes fue un pedido de presupuesto que Lorenzetti le hizo a un tal ‘Gallina’ (por hacer un trabajo para él). Le ofreció una Fiat Fiorino y un sueldo como pago. Luego una Renault Duster que, según escribió, le entregaría después del trabajo. La comunicación fue en diciembre de 2015. Según el software, esos mensajes fueron borrados», reveló la oficial ante el tribunal.

«En los mensajes entre la pareja, Romina le reclamaba mayor atención a su esposo. Le pedía que la ayudara con distintas cuestiones familiares, entre ellas, que colaborara con lo que necesitaba Hernán, el hijo de ambos», agregó.

Ayer también declararon el subcomisario Edgar Soloa y el suboficial Sebastián Calio Fernández. Ambos contaron su accionar durante la mañana del asesinato y en los allanamientos posteriores.

También comparecieron Mario Mercado Duvara, un vendedor de autos que le vendió un vehículo a Diego Lorenzetti, y Héctor Rafael Cacace, quien fuera candidato a intendente de Nogolí y compañero político del exjefe comunal de La Calera. El comerciante habló de su corta relación con el acusado y el dirigente norteño contó el trabajo proselitista que hicieron juntos. También confirmó que Lorenzetti pagó la prótesis que necesitaba una niña de Nogolí, en concordancia con testimonios y con los propios dichos del viudo, que dijo que sacaba plata de su bolsillo y tomó préstamos para hacer obras solidarias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: