Detuvieron a un policía acusado de violar a su hija de 9 años

Del examen que hizo una pediatra surge que la nena tiene signos de acceso carnal de vieja data.

Un policía que cumplía funciones en el Cuerpo de Infantería de la Policía fue detenido el domingo 22 a la noche, como sospechoso de violar de modo reiterado a la mayor de sus tres hijos, que tiene 9 años. Al cierre de la edición, la jueza que ordenó su arresto, Virginia Palacios, le tomaba declaración indagatoria. Según el informe de la pediatra del Poder Judicial que la examinó, la pequeña tiene signos de acceso carnal de antigua data.

Para preservar a la niña, El Diario no dará la identidad del agente imputado, quien, a raíz de esta causa en su contra fue pasado a disponibilidad por el jefe de Policía, comisario general Darío Neira.

El arresto fue concretado cerca de las 23 por efectivos dependientes de la Unidad Regional 1, a cargo del comisario general Hernán Soloa. Y un día antes, el sábado, los mismos efectivos allanaron el domicilio del sospechoso, en el barrio Aeroferro, en la zona noroeste de la ciudad, en busca de elementos de interés para la causa, algunos de los cuales ya están siendo peritados.

Allí, el imputado vive con su madre desde hace aproximadamente un año, cuando se separó de quien es la mamá de sus tres hijos. Ellos se conocieron y empezaron a convivir en 2009. Fruto de esa relación, además de la niña de 9, tienen un nene de 7 y una nena de 5.

Si bien no convivían, el sospechoso veía a sus hijos. No tenían un régimen establecido en la Justicia, pero ciertos días él llevaba a los chicos a su domicilio y, en algunas oportunidades, él se quedaba a dormir en su casa, según explicó la mujer.

Ella hizo la denuncia el pasado fin de semana, después de que la nena le contara que su papá la tocaba y que la accedía carnalmente. La revelación se dio porque la pequeña le pidió una crema para las paspaduras y la madre, para cerciorarse de qué tenía, la examinó y vio que tenía la zona íntima lastimada. Quiso saber si alguien le había hecho algo, si alguien la había tocado, y la nena le confesó que sí, que su padre lo hacía. A partir de preguntas, la mujer tuvo detalles de la conducta de su ex, y le pidió a una pareja amiga que la llevaran a hacer la denuncia.

Pero, en rigor, esta no es la primera presentación que se hace ante la sospecha de que la niña de 9 años era abusada. En 2017, según declaró la abuela materna de la víctima, ella y su hija denunciaron a un conocido, un amigo del policía, ya que la pequeña les contó que ese hombre la había tomado por la fuerza y la había besado.

Esa causa, al parecer, no prosperó: la abuela dijo que ella nunca fue citada, como tampoco la llamaron a declarar por otra denuncia, que efectuó en noviembre pasado. Un día que estaba en su casa, su nieto del medio le preguntó si ella sabía lo que su papá le hacía a su hermana mayor. La mujer le dijo que no, que le contara. El nene estaba al tanto de los tocamientos (quizás porque los vio) y se lo comentó. La mujer le preguntó si se animaba a decirle eso a la Policía, él le contestó que sí y llamó al 911.

Dos efectivos fueron a su casa minutos después, y la mujer les contó lo que su nieto le reveló. Un rato después, su hija, que ya estaba al tanto de que la Policía había ido al domicilio, fue a buscar a su hijo.

Un par de días después volvió a buscar la ropa del nene. Molesta, le dijo a su madre que por su culpa le iban a quitar a los niños. Por un mes la abuela no vio a sus nietos. Recién los volvió a ver cuando fue a la casa de su hija y la atendieron. Pero nunca más la dejaron sola con los chicos. Por esa razón no pudo hablar con su nieta mayor, explicó.

Lo pasaron a disponibilidad

Ayer por la tarde, Relaciones Policiales publicó en su página web un comunicado en el que consignó que el jefe de la Policía, comisario general Darío Neira, «dispuso el inicio de actuaciones administrativas y el pase a disponibilidad del agente de policía D.A.G (…) por encontrarse sindicado prima facie un delito contra la integridad sexual».

Y agregaron que en la faz judicial, el efectivo está detenido y alojado en una comisaría, a disposición de la jueza Virginia Palacios.

«En la faz administrativa, el jefe de Policía, en uso de sus atribuciones, dispuso el inicio de actuaciones precisamente administrativas y el cambio de situación de servicio efectivo a disponibilidad».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: