Hay confusiones por los permisos para circular en la cuarentena

Aunque en la provincia solo se pide el DNI, las fuerzas federales solicitan el certificado nacional.

Varias personas atravesaron situaciones incómodas en los puestos de control de las fuerzas federales que se establecieron a instancias de la cuarentena por el coronavirus. Los efectivos piden el certificado nacional de circulación y los ciudadanos tienen que explicarles que poseen una autorización provincial o que en San Luis se puede circular de acuerdo con la terminación del DNI. El Diario de la República hizo un recorrido por la ciudad y constató que la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y la Policía Federal (PFA) requieren la certificación nacional.

En la consulta a distintos policías locales se corroboró que “no es necesario tener el permiso nacional”, sin embargo se presta a la confusión: “Nosotros tenemos la orden de pedir el papel nacional, no hace falta tenerlo impreso, se puede tener una captura de pantalla; en caso de no contar con la documentación damos aviso a la jefatura”, explicó un efectivo de la PSA.

Las autoridades de la fuerza indicaron que no pueden brindar declaraciones sin la autorización de la oficina de prensa, con lo cual no se pudo obtener información oficial. Lo cierto es que, en los hechos, sus puestos de control solicitan el permiso nacional.

En San Luis, las fuerzas federales solicitan el certificado de circulación nacional.

El coordinador del Ministerio de Seguridad, Justicia, Gobierno y Culto de la Provincia, e integrante del Comité de Crisis por el coronavirus, Luciano Anastasi, explicó que en San Luis existen dos grupos a la hora de analizar los permisos de circulación.

Por una parte están aquellos que salen de sus hogares para adquirir productos de primera necesidad; estos pueden transitar las calles cercanas a sus domicilios, en horarios de comercio, y deben tener su DNI en mano. La Policía está facultada para corroborar la terminación de los documentos y en caso de que no coincidan con los días establecidos, proceden a la detención de la persona.

Por otro lado, hay personas que por su actividad laboral necesitan estar formalmente autorizadas. Solo pueden hacer uso de su permiso en un horario e itinerario determinado: personal de comercios habilitados, trabajadores del Gobierno que se desempeñen en el ámbito de la Seguridad o la Salud, municipios, trabajadores de la prensa, entre otros, están incluidos en una base de datos y las fuerzas policiales pueden acceder a la información.

Las empresas privadas también inscriben a sus empleados en el sistema a través de la clave fiscal en Rentas. Todos los permisos se emiten en la página http://www.sanluis.gov.ar.

“La Policía de San Luis tiene distintas responsabilidades sobre el control y la prevención en la lucha contra la pandemia. Se trata de un fuerte control en los límites de la provincia, que se encuentra blindada, ya que no puede entrar ninguna persona sin autorización, salvo que se trate de una empresa de transporte. En ese caso se procede a una serie de controles sanitarios. La Policía Federal trabaja en la colaboración y utiliza la misma base de datos provincial. Lo propio ocurre con la Policía de Seguridad Aeroportuaria”, sostuvo Anastasi.

«Al momento hay más de 3.500 personas que fueron detenidas por incumplir con la cuarentena», Luciano Anastasi.

Arresto y una causa penal

“En las ciudades tienen un fuerte trabajo de prevención en operativos de cobro con los cierres de los microcentros, controles en cajeros automáticos, entre otras funciones. Además piden que se respete la distancia entre personas, proveen alcohol en gel, dan indicaciones por megáfono y en muchísimas intendencias colaboran con los anillos de seguridad. Cabe destacar que al momento hay más de 3.500 personas que fueron detenidas por incumplir la cuarentena; no tengo conocimiento de reincidencias, pero en caso de existir, la situación se agravaría”, explicó Anastasi.

Por último, remarcó que la función de la Policía en relación a los incumplimientos es “practicar la detención de las personas”. Luego los uniformados deben informar los hechos a la Justicia, elevar las actuaciones y posteriormente el juez determina una pena, en el caso que corresponda.

“Aún no se han elevado todos los sumarios, pero en los que están realizados hasta el momento la Fiscalía de Estado se ha hecho parte y está en las tareas de investigación para aplicar las sanciones que correspondan”, dijo el funcionario.

Aunque en la provincia solo se pide el DNI, las fuerzas federales solicitan el certificado nacional.

Varias personas atravesaron situaciones incómodas en los puestos de control de las fuerzas federales que se establecieron a instancias de la cuarentena por el coronavirus. Los efectivos piden el certificado nacional de circulación y los ciudadanos tienen que explicarles que poseen una autorización provincial o que en San Luis se puede circular de acuerdo con la terminación del DNI. El Diario de la República hizo un recorrido por la ciudad y constató que la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y la Policía Federal (PFA) requieren la certificación nacional.

En la consulta a distintos policías locales se corroboró que “no es necesario tener el permiso nacional”, sin embargo se presta a la confusión: “Nosotros tenemos la orden de pedir el papel nacional, no hace falta tenerlo impreso, se puede tener una captura de pantalla; en caso de no contar con la documentación damos aviso a la jefatura”, explicó un efectivo de la PSA.

Las autoridades de la fuerza indicaron que no pueden brindar declaraciones sin la autorización de la oficina de prensa, con lo cual no se pudo obtener información oficial. Lo cierto es que, en los hechos, sus puestos de control solicitan el permiso nacional.

En San Luis, las fuerzas federales solicitan el certificado de circulación nacional.

El coordinador del Ministerio de Seguridad, Justicia, Gobierno y Culto de la Provincia, e integrante del Comité de Crisis por el coronavirus, Luciano Anastasi, explicó que en San Luis existen dos grupos a la hora de analizar los permisos de circulación.

Por una parte están aquellos que salen de sus hogares para adquirir productos de primera necesidad; estos pueden transitar las calles cercanas a sus domicilios, en horarios de comercio, y deben tener su DNI en mano. La Policía está facultada para corroborar la terminación de los documentos y en caso de que no coincidan con los días establecidos, proceden a la detención de la persona.

Por otro lado, hay personas que por su actividad laboral necesitan estar formalmente autorizadas. Solo pueden hacer uso de su permiso en un horario e itinerario determinado: personal de comercios habilitados, trabajadores del Gobierno que se desempeñen en el ámbito de la Seguridad o la Salud, municipios, trabajadores de la prensa, entre otros, están incluidos en una base de datos y las fuerzas policiales pueden acceder a la información.

Las empresas privadas también inscriben a sus empleados en el sistema a través de la clave fiscal en Rentas. Todos los permisos se emiten en la página http://www.sanluis.gov.ar.

“La Policía de San Luis tiene distintas responsabilidades sobre el control y la prevención en la lucha contra la pandemia. Se trata de un fuerte control en los límites de la provincia, que se encuentra blindada, ya que no puede entrar ninguna persona sin autorización, salvo que se trate de una empresa de transporte. En ese caso se procede a una serie de controles sanitarios. La Policía Federal trabaja en la colaboración y utiliza la misma base de datos provincial. Lo propio ocurre con la Policía de Seguridad Aeroportuaria”, sostuvo Anastasi.

«Al momento hay más de 3.500 personas que fueron detenidas por incumplir con la cuarentena», Luciano Anastasi.

Arresto y una causa penal

“En las ciudades tienen un fuerte trabajo de prevención en operativos de cobro con los cierres de los microcentros, controles en cajeros automáticos, entre otras funciones. Además piden que se respete la distancia entre personas, proveen alcohol en gel, dan indicaciones por megáfono y en muchísimas intendencias colaboran con los anillos de seguridad. Cabe destacar que al momento hay más de 3.500 personas que fueron detenidas por incumplir la cuarentena; no tengo conocimiento de reincidencias, pero en caso de existir, la situación se agravaría”, explicó Anastasi.

Por último, remarcó que la función de la Policía en relación a los incumplimientos es “practicar la detención de las personas”. Luego los uniformados deben informar los hechos a la Justicia, elevar las actuaciones y posteriormente el juez determina una pena, en el caso que corresponda.

“Aún no se han elevado todos los sumarios, pero en los que están realizados hasta el momento la Fiscalía de Estado se ha hecho parte y está en las tareas de investigación para aplicar las sanciones que correspondan”, dijo el funcionario.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: