Se suicidó en la cárcel un acusado por un doble homicidio

Nicolás Aballay, de 42 años, había sido procesado por el asesinato de Julio Mariño y el femicidio de Natalia Huguenine en el barrio 131 Viviendas. Ya había intentado matarse en una comisaría.

El círculo por el doble homicidio ocurrido en enero pasado en un inquilinato del barrio 131 Viviendas de la capital se cerró de la peor manera. Esta madrugada, efectivos del servicio penitenciario de la capital hallaron ahorcado a Nicolás Aballay, el único acusado por los crímenes y que había sido trasladado a la cárcel a fines de marzo. El sospechoso, que tenía 42 años, estaba medicado y bajo tratamiento psicológico y psiquiátrico porque ya había intentado quitarse la vida en la celda de una comisaría.

La noticia fue confirmada por el jefe de la penitenciaría de la capital, el inspector general Segundo Giménes, que detalló que el cuerpo fue hallado cerca de las 3:45 de la madrugada durante una ronda.

Aballay, que había sido detenido el lunes 16 de marzo por personal de la División Homicidios, en un allanamiento en el Barrio 500 Viviendas Norte, estaba confinado en una celda del sector de procesados, solo.

Giménes comentó que el reo utilizó el elástico y tiras de un calzoncillo para colgarse de la puerta de reja de ingreso a la celda. El primer médico que lo revisó determinó que la muerte había sido muy reciente, pero los esfuerzos por reanimarlo fueron en vano.

El hecho será investigado por el juez Penal 2, Ariel Parrillis, que también lleva la causa por el doble homicidio, y que ordenó el traslado del cuerpo a la morgue judicial.

El caso

Aballay estaba imputado por el “Homicidio calificado por la alevosía” de Julio Oscar Mariño, de 63 años, y “Homicidio doblemente calificado, por la relación preexistente y por la violencia de género” (femicidio), en perjuicio de Natalia Cristina Huguenine, de 38.

Los crímenes ocurrieron el 19 de enero de este año en un inquilinato ubicado en el barrio 131 Viviendas de San Luis. Mariño murió ahí mismo, apuñalado, y Huguenine, quien ha sido la pareja de Aballay, resistió 16 días internada en la terapia del Hospital San Luis hasta el 5 de febrero.

Según surgió de la investigación, la fatídica noche Mariño, Huguenine y Aballay estuvieron compartiendo bebidas alcohólicas. Supuestamente, en determinado momento, Mariño se fue a su habitación a dormir y la pareja se quedó sola. Una versión indica que el homicida, quien habría estado en la cárcel, le habría reprochado a ella el no haberlo ido a ver mientras estuvo encerrado, lo que derivó en la agresión. Lo que no se sabe aún es qué habría motivado que apuñalara también a Mariño.

Al parecer, durante su agonía Huguenine habría alcanzado a indicar quién fue el agresor al “manifestar algunas particularidades que están incorporadas al expediente”, señaló el jefe del Departamento Homicidios, subcomisario Javier Sosa.

Ya lo había intentado

Días después de su detención, el jefe de la Unidad Regional I, comisario general Hernán Soloa, informó que Aballay se autolesionó en una celda de la Comisaría 41ª, donde estaba alojado. “Está internado en el Hospital San Luis con custodia policial. Su asistencia fue inmediata y no tiene riesgo de vida”, aseguró en ese momento.

Una fuente policial indicó que Aballay se había realizado “cortes con un elemento metálico en ambos antebrazos” con una pequeña hoja de afeitar que habría logrado ingresar a la celda sin ser percatada por los policías que lo requisaron.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: