Europeos fueron repatriados a Alemania desde San Luis

Seis ciudadanos partieron hacia Mendoza, viajarán hasta Buenos Aires y llegarán a Frankfurt. Estaban de visita por la provincia cuando ordenaron la cuarentena total.

Hay más de 11 mil kilómetros de distancia entre San Luis y Frankfurt, Alemania. Y esa es la larga travesía que emprendieron el jueves por la tarde seis ciudadanos alemanes, suizos e italianos, con residencia en el país germano, que quedaron varados en la provincia por el inicio de la cuarentena total por la pandemia del coronavirus. El viaje los llevó desde el autódromo «Rosendo Hernández», el jueves, a Mendoza y de ahí en colectivo hasta Buenos Aires. Este viernes a las 19 parten desde Ezeiza al viejo continente, adonde esperan arribar el sábado.

“Yo vine a visitar a unos buenos amigos aquí en San Luis, que conozco hace mucho tiempo. Llegué antes de la cuarentena. Me agarró acá y en ese momento no había vuelos normales para volver”, explicó a El Diario de la República Kristof Pohlmann, médico generalista alemán que estaba de visita en la provincia.

El trámite de repatriación no fue nada fácil. Primero, Kristof ingresó a una lista de la embajada alemana, en la que se anotaron todos los que querían volver al país. Después, el consulado en Mendoza organizó un viaje en el que incluyó a todos los alemanes que quedaron varados en las provincias de Cuyo y luego tramitaron un permiso de viaje. Además, debieron pedir un certificado médico y una autorización del Ministerio de Salud, para comprobar que no tuvieran COVID-19.

El viaje fue costeado por los mismos repatriados. El trayecto en colectivo costó un poco más de lo normal, unos 5.800 pesos. Del pasaje de avión que parte de Ezeiza aún no tenían el precio exacto, pero oscilaría entre los 500 y los mil euros. “El vuelo cuesta más o menos como un viaje de clase económica de un vuelo normal y está organizado por el Estado alemán. Nosotros firmamos acá en el aeropuerto que vamos a pagar cuando lleguemos allá”, detalló.

A través de la aerolínea

Lufthansa, no solo regresarán Kristof y otros alemanes varados en Cuyo, sino que también lo harán otros compatriotas varados en el país, ya que este es el último viaje de repatriación que hará el país europeo en Argentina.

Una vez que lleguen a Frankfurt, los repatriados deberán hacer una cuarentena por 14 días en sus hogares, sin poder salir ni trabajar. “En mi caso soy médico general y voy a empezar a trabajar en el consultorio. Allá también hay que ver cómo van abriendo la cuarentena”, apuntó.

“Muchas gracias a la provincia de San Luis y a la Argentina, que me permitieron salir del país». Kristof Pohlmann.

Hubo otros europeos con residencia en Alemania que vinieron de visita a San Luis al igual que Kristof, como fue el caso de Reinhard y Margrit Schmiele, una pareja que hace siete años viene a pasar los veranos en Argentina en una casa rodante y había elegido tierras puntanas por primera vez.

Pero también hubo otros con motivos diferentes, como Francisco José Lunardi, un ingeniero electrónico que llegó a Villa Mercedes luego de que su madre falleciera. Ahora tiene que volver, ya que su trabajo peligra. O José Matías Legman, un entrenador de caballos y polista que viajó a La Toma para ver a su familia.

Kristof marcó que la embajada alemana fue muy colaborativa en todo momento para los trámites y preguntándoles cómo pasaban su cuarentena. Tampoco quiso dejar de agradecer al país huésped. “Muchas gracias a la provincia de San Luis y a Argentina que me permitieron salir del país, nos ayudaron mucho para darnos los documentos y papeles necesarios”, aseguró, a minutos de emprender el regreso a su hogar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: