La Punta: quejas por un vallado y las bajas ventas

Consideran que la limitación del tránsito vehicular afectó su rentabilidad y benefició a otros negocios.

Un grupo de comerciantes que tiene sus locales en pleno corazón de La Punta manifestó su descontento con un cercado policial que lo dejó aislado de la actividad, ya que no está permitido el ingreso en vehículos al centro comercial. Según afirmaron los damnificados, como consecuencia de los vallados las ventas bajaron abruptamente en casi una semana, hasta un 90 por ciento.

La queja de los vendedores contra las medidas desplegadas en el área de mayor circulación de la ciudad, para hacer más efectivo el aislamiento social como principal medida preventiva contra el coronavirus, es que finalmente los terminó afectando solo a ellos, ya que el resto de sus colegas que tiene sus locales sobre los accesos donde está habilitada la circulación trabaja con normalidad, inclusive tienen más demanda por la migración de clientes que hacían sus compras en el sector de la Plaza de los Niños.

«Junto a otros ocho comerciantes desde el sábado estamos, sin justificativo alguno, siendo severamente castigados comercialmente porque nos encontramos con algo insólito: vallas que bloquean todos los accesos al centro comercial de La Punta, lo que originó una baja muy grande de las ventas hasta un noventa por ciento. La actividad venía muy complicada y ahora se nos suma este problema», dijo Sandra Poncio, la dueña de una dietética afectada por los cortes de tránsito, quien aseguró que a menos de dos cuadras de su local el ingreso y egreso de personas en vehículos está permitido.

«Pareciera que nos castigan por ser pequeños comerciantes mientras otros con mayor capacidad tienen el privilegio de tener las calles habilitadas. Pedimos igualdad de condiciones para trabajar porque nosotros no tenemos otro ingreso que las ventas», sostuvo la mujer.

En un recorrido, El Diario de la República constató que una de las calles habilitadas permite el acceso a un supermercado, sin ningún tipo de inconvenientes. Inclusive sobre la misma traza, ayer había largas filas de gente a la espera de su turno para comprar en una carnicería a la que tampoco había restricciones para estacionar en la puerta. Mientras, en el sector de a Plaza de los Niños la circulación de gente era escasa.

«El sábado nos encontramos con este vallado en el anillo central de la plaza, que afecta particularmente a ocho negocios de productos esenciales que son de paso. La gente está acostumbrada a estacionar, comprar e irse. En mi caso vendo al por mayor y si alguien, por ejemplo, quiere llevarse dos tubos de mozzarella de cinco kilos cada uno, no va a caminar dos o tres cuadras con ese peso en los brazos», señaló Edgardo Flores, el dueño de un almacén que quedó dentro del sector confinado —según dijo— «sin ningún tipo de aviso para advertirlo a los clientes».

El mismo reclamo hizo Mariano Serrano, propietario de una verdulería que incluyó la canasta del gobierno provincial que pesa entre diez y doce kilos. El hombre indicó que viaja regularmente a Mendoza para hacer los pedidos y no desabastecer a los vecinos de La Punta, un desplazamiento al que consideró de riesgo extremo por la circulación de la enfermedad.

«En mi caso tengo menos vida útil de la mercadería, si no la vendo de un día para otro la tengo que desechar. El Municipio le tira la pelota a la Policía y esta a la Intendencia, lo cierto es que nadie nos da una respuesta mientras otros colegas pueden trabajar con total normalidad sin tener pérdidas», protestó Serrano, quien inclusive aseveró que debió descartar un servicio de delivery que había implementado en convenio con una agencia de taxis cercana a su local debido a que las unidades tampoco pueden ingresar a la zona restringida.

Operativo que se replica

Ante el reclamo de un grupo de comerciantes de La Punta, El Diario consultó al jefe de la Unidad Regional I, comisario general Hernán Soloa, quien además integra el Comité de Crisis provincial. Dijo que el operativo desplegado es una réplica de los que se aplican en distintos puntos de la provincia.

«Así como ha sucedido en San Luis, también pasó en Merlo y en todas las localidades donde hay mayor aglomeración de gente para buscar un ordenamiento que cumpla con todas las previsiones y recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, la Presidencia de la Nación y el Comité de Crisis. Hay un esfuerzo muy grande puesto para anticiparse a lo peor», sostuvo Soloa, quien agregó que la finalidad no es afectar a nadie y que elevarán el reclamo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: