Contra el mosquito: la FICA fabricó repelente

El equipo de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Agropecuarias colabora con la campaña de prevención del dengue.

La Facultad de Ingeniería y Ciencias Agropecuarias (FICA) sigue sumando su ayuda a la comunidad. Por primera vez, los profesionales que se desempeñan en el centro villamercedino de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL) produjeron una tanda de 6 litros de repelente de insectos y lo hicieron para colaborar en la lucha contra el dengue.

Margarita Montenegro, una de las docentes e investigadoras que participó del proceso, destacó que si bien están próximos a recibir la aprobación de control de calidad de la institución, «el producto es muy bueno».

El equipo universitario (que también conforman Myriam Grzona, Omar Masini, Marisol Nievas y Nahuel Ambroggio) solo necesitó dos horas para obtener el spray, pero tuvo que esperar varios días para llevar a cabo la producción. “Nos costó conseguir los insumos debido a la situación que estamos pasando. Especialmente no encontrábamos los envases y no podíamos usar cualquiera. Al trabajar con aceite natural, necesitábamos que fueran de color caramelo o, en su defecto, blanco opaco, porque el líquido puede degradarse con la luz”, explicó.

El repelente está hecho a base de citronela y se aplica sobre la piel. Montenegro subrayó que es una «herramienta para ahuyentar el mosquito», pero señaló que es necesario acompañarlo con las medidas que recomienda la Provincia. “Hay que mantener limpios los patios, los hogares, todo lo que nos solicita el Gobierno para evitar que se propague el dengue”, opinó.

Los 6 litros están distribuidos en botellas de 110 mililitros cada una y llevan una etiqueta que propuso Leonardo Vidal, un diseñador gráfico que integra la UNSL como personal no docente. La ingeniera añadió que también recibieron ayuda de Cristian Payer, otro integrante de la universidad que colaboró en el armado de herramientas. A su vez, recordó que volvieron a recibir asesoramiento de Claudia Ortega y Guillermo Reta, farmacéutica y biólogo de la Facultad de Química, Bioquímica y Farmacia (Fqbyf).

Cuando obtengan la certificación, quieren volver a producir una tanda similar. “Una vez que tengamos el visto bueno, entregaremos lo que ya hicimos a quien dispongan las autoridades de la institución. Pero, además, queremos hacer más. De acuerdo a lo que nos soliciten la UNSL y la Municipalidad, será la cantidad que hagamos”, dijo la docente.

Además, Montenegro expresó: “Para nosotros significa mucho poder participar de estos procesos. Venimos haciendo varias cosas durante la cuarentena. Siempre tratamos de aportar nuestro granito de arena para colaborar con la comunidad. Gracias a los profesionales que nos asesoraron y a la constante motivación de las autoridades, pudimos sumar un logro más”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: