El buen estatus sanitario de San Luis es fruto del esfuerzo de todos, dice Zanglá

Sostuvo que la rápida reacción del gobierno provincial contribuyó a contener el avance de la pandemia.

A 104 días del 20 de marzo, cuando el país fue paralizado por la pandemia, la presidenta del Comité de Crisis de San Luis, María José Zanglá, ve un panorama positivo para la provincia. Solo diez casos, todos recuperados, ninguna muerte y más de 80 días sin nuevos pacientes son, para la médica, el fruto de medidas anticipadas y el compromiso tanto del servicio de salud pública como de los puntanos.

En esta etapa de la pandemia de coronavirus, el Comité de Crisis se reúne al mediodía en Terrazas del Portezuelo. Salud está a cargo de la cuestión sanitaria; Seguridad, del control de fronteras, y Transporte, del monitoreo de camiones. Así, cada área trabaja de forma ininterrumpida durante toda la jornada y en el encuentro del mediodía pone la agenda de temas sobre la mesa, sobre los que consultan al Gobernador. A veces viajan a distintos puntos del territorio y otras trabajan hasta la salida de los reportes diarios por la noche, tres veces por semana.

Zanglá, coordinadora de la mesa de trabajo, es una médica de 41 años, especializada en emergentología, quien actuó en los servicios de guardia del Hospital San Luis, el Ministerio de Salud y actualmente está a cargo del policlínico de la capital. Preside el Comité, acompañada de la jefa de Gabinete, Natalia Zabala Chacur.

—¿Qué balance hacen del trabajo que están haciendo?

—Para el sistema sanitario de la provincia, el Comité de Crisis integrado por ministros y jefes de programa y todas las áreas involucradas ha sido muy positivo. Fuimos muy precoces en el diagnóstico de los primeros casos. El primero fue una de las primeras tandas de infectados que tuvo la Argentina, estábamos terceros en la tasa de contagiosidad y hoy estamos en el lugar 21. Si bien empezamos con casos positivos, creo que la estructura sanitaria, el Comité de Crisis y toda la población se comprometieron, nos organizamos y en este momento podemos decir que llevamos más de 80 días sin casos.

Creo que el brote de epidemia de H1N1 en 2009 para todos los que trabajamos en Salud y en el área de epidemiología de la Provincia sirvió mucho y nos ayudó para saber que hay que tomar medidas precozmente, aunque sean drásticas para la sociedad. Y lo bueno es que Salud planteó esas medidas en el Comité de Crisis y fueron aceptadas gubernamental y políticamente.

—En el informe de gestión que dio el viernes en la Cámara de Diputados hizo una descripción de toda una adaptación que hizo el sistema de salud para atender esta necesidad, ¿cómo se trabajó?

 

—Trabajamos mucho con infraestructura hospitalaria en mirar las estructuras edilicias y ver qué era lo que estaba en condiciones de adaptar o de transformar en una unidad crítica. Esto no es solo una cama y un respirador, el respirador necesita niveles de oxígeno central, de un monitor, camas especiales de terapia.

 

Se hicieron pruebas gasométricas de presiones en los edificios para ver cuántas unidades podían funcionar simultáneamente y ahí fuimos sacando el número que logramos finalmente. (N. de R.: actualmente el sistema de salud público cuenta con 122 camas para atención crítica, que junto a las privadas totalizan 177 y logran un promedio de 37,15% por cada 100 mil habitantes, por encima de la media nacional de 19,1%).

—¿Han existido tensiones con las provincias vecinas por la decisión de restringir el acceso a San Luis?

—A nivel gubernamental, con ninguna. San Juan trabajó mucho consultándonos por el protocolo de transporte y hemos trabajado muy bien con La Pampa, compartiendo protocolos. Si uno actualmente ve a las otras provincias, hay una copia de nuestras medidas, como lo fue la restricción por DNI, que fue adquirida por otras jurisdicciones. En este momento, Córdoba está haciendo una restricción y un ingreso por cuarentena parecida a la que venimos aplicando estos tres meses.

—¿Y a nivel nacional?

—Hacemos conferencias diarias con diferentes áreas del Ministerio de Salud donde se tratan distintas temáticas. Además, tenemos un plan operativo que hay que rendir a Nación. San Luis lleva un 95,5% de puntaje, lo que nos transforma en un plan operativo óptimo.

—¿Se habla de cuánto tiempo podrían durar las restricciones y la posibilidad de una vacuna?

—La pandemia no tiene fecha de caducidad. Es una situación cíclica que depende de las medidas que se vayan tomando. Si uno ve la Argentina y la situación actual, se está focalizando en zonas en plena crisis como AMBA, Chaco y Río Negro, con aumentos de casos en Mendoza, Córdoba y La Rioja.

 

Fue muy acertada la decisión de focalizar provincia a provincia, de acuerdo a su índice de duplicación de casos, y a estas calificaciones epidemiológicas. San Luis está en distanciamiento social, que nos permite prácticamente habilitar todo, con algunas restricciones.

 

Respecto a la vacuna, hay muchos estudios y países trabajando en ella, es el objetivo final. El riesgo de contagiosidad termina cuando el 60% de la comunidad logra inmunidad y esa inmunidad se puede lograr adquiriendo la enfermedad y luego curándose, o con una vacuna.

—¿Hay posibilidades de que vengan pacientes de otras provincias?

—Sabemos que Nación está trabajando en un decreto, que todavía no está firmado ni publicado, según el cual si alguna provincia está en crisis sanitaria, las provincias limítrofes deben asistirle. Salud de la Nación puede llegar a pedirnos asistencia a alguna provincia, de instrumental, equipamiento o recursos humanos.

—Los 10 pacientes recuperados en la provincia, ¿podrán donar plasma para contribuir a la recuperación de enfermos?

 

—Lo que estamos haciendo ahora es el mapeo, con test rápidos, a ver si personas que han llegado del exterior o estos pacientes adquieren IGG, que es la inmunoglobulina que deben tener los pacientes para poder donar plasma y anticuerpos. El banco provincial de sangre está adhiriendo a la política sanitaria nacional para lo que es la donación de plasma y estamos trabajando en eso.

—¿Cuál es el problema más urgente en el que trabaja hoy el Comité?

—Estamos tratando de normalizar los controles de frontera. Es la debilidad nuestra y lo que vemos como posibilidad de ingreso del virus. Estamos enfocados netamente a eso, debido a que el sistema sanitario ya está preparado. Por los caminos que están cerrados, en realidad, pasa gente. Por eso, trabajamos en los seguimientos satelitales de los camiones, entre otras cuestiones.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: