Difundieron la identidad del contagiado para evitar el avance del virus

Durante la madrugada, el juzgado Penal de Concarán emitió un comunicado pidiendo a la población que avise si tuvieron contacto con Gilberto Bongiovanni.

Se llama Gilberto Bongiovanni, vive en Tilisarao, es transportista, portador de COVID-19 y según se supo, antes de recibir el diagnóstico de la enfermedad estuvo en la capital puntana, en Villa Mercedes, Quines, en el Departamento San Martín, en Merlo, Papagayos, Cortaderas y La Toma repartiendo los quesos que elabora. Por ello, a pedido de la Fiscalía de Estado de la provincia de San Luis, el juzgado Penal de Concarán emitió un comunicado esta mañana pidiéndole a la población que avise a las autoridades si tuvieron contacto con esta persona para tomar medidas y evitar la propagación del virus en suelo puntano.

 

“Debido a la detección de un caso positivo de COVID-19 en la localidad de Tilisarao, y atento a lo solicitado por la Fiscalía de Estado de la provincia de San Luis, el Juzgado de Instrucción Penal con asiento en Concarán, que tiene a su cargo la investigación del hecho, informa a la comunidad que el ciudadano afectado se encuentra aislado y demorado en el Hospital ‘Madre Catalina Rodríguez’ de la Villa de Merlo.

A efectos de determinar los contactos estrechos, para establecer el alcance de posibles contagios y el aislamiento de los casos sospechosos, el ciudadano ha prestado su consentimiento para la divulgación de su imagen y datos personales. A saber:

 

Bongiovanni Gilberto, DNI N° 35.315.510.

 

Se les solicita a todos aquellos que hayan mantenido contacto estrecho con esta persona, que lo comuniquen inmediatamente llamando al 107 o a la guardia epidemiológica: (0266) 5001178”, versa el texto difundido por la oficina de Prensa del Poder Judicial.

El llamado a la solidaridad, y sobre todo a la responsabilidad, fue en respuesta al pedido del fiscal Eduardo Allende, que en el informe del Comité de Crisis de este sábado por la noche dijo que el gobierno iba a solicitar una “serie de medidas judiciales” para obtener la trazabilidad de esta persona, es decir, para saber por dónde se movió y con quiénes tuvo contacto antes de ser diagnosticado.

 

Dado que el hombre es tambero y comercializa quesos que él mismo elabora, antes del comunicado del juzgado de Concarán, la Cámara de Comercio de San Luis también hizo un pedido a los comerciantes que pudieron haber adquirido los productos de Bongiovanni y, por ende, haber mantenido contacto estrecho.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: