A pesar del clima, los jinetes y amazonas comenzaron con sus sesiones de equinoterapia en los dos centros provinciales

La Escuela Provincial de Equinoterapia Terrazas del Portezuelo y el Centro de Equinoterapia de La Pedrera retomaron con las rehabilitaciones. En total, entre ambos centros, ya son 80 jinetes y amazonas que podrán disfrutar de sus encuentros con los caballos, respetando las medidas preventivas y de seguridad contra el COVID-19.

Las instituciones provinciales, que brindan un servicio de forma pública y gratuita a la comunidad y que desarrollan esta actividad de carácter complementaria, educativa, recreativa y terapéutica, dieron comienzo este lunes 20 de julio con los jinetes y amazonas que son autónomos e independientes, debido a que en esta fase lo que se busca es evitar el contacto estrecho entre el equipo y el jinete/amazona. Uno de sus requisitos fundamentales es la presentación de la declaración jurada médica que indique que pueden realizar el tratamiento. La sesión tiene una duración de 40 minutos, con un máximo de 2 pacientes por turno, a cargo de un equipo interdisciplinario de las áreas de salud, educación y ecuestre.

En virtud de las medidas preventivas y de distanciamiento social que tiene actualmente la provincia, durante las sesiones solo se trabajará la fase intermedia que consiste en la monta en pista y contacto directo con el caballo. La rutina comienza respetando los protocolos indicados: al ingresar a los centros cada jinete y amazona deben usar su tapabocas obligatorio y completar el registro de trazabilidad, luego dirigirse al sector de higienización y bioseguridad donde limpian sus calzados, se colocan alcohol en gel en sus manos y dejan sus pertenencias en una caja seleccionada. Antes y después de cada turno, el personal realiza la desinfección de los elementos, tales como las riendas, cascos y sillas, etc.
La referente del Centro de Equinoterapia de La Pedrera, Valeria Pifaretti, destacó “el entusiasmo y la felicidad por volver” de los jinetes y amazonas que estaban esperando reencontrarse con los caballos. “Robertito” Carboni es uno de ellos. También, es uno de los jinetes que desde los comienzos de la equinoterapia en San Luis se enamoró y realiza con constancia esta actividad a lo largo de todos estos años. Su madre, Valentina Padilla, describió la felicidad de su hijo en sus redes: “Hermosa mañana, la llovizna logró que el sol, la música y la naturaleza toda se conectara, más el amor y la dulzura que vi en los ojitos de Robertito por reintegrarse nuevamente a las sesiones de equinoterapia, en el centro La Pedrera. Fue una jornada maravillosa. Gracias a todos los profesionales que confiaron en su capacidad y convocaron a mi querido jinete a iniciar las sesiones de rehabilitación, cumpliendo con el protocolo correspondiente.”

Nota y foto: Prensa Centro de Equinoterapia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: