Quedó aprobada la nueva Ley de Teletrabajo

La normativa, impulsada en el contexto de pandemia y que establece una serie de principios generales para la nueva modalidad laboral, contó con 40 votos a favor y 30 en contra.

El oficialismo aprobó este jueves en el Senado y convirtió en ley el proyecto para regular el teletrabajo, en una votación dividida y con objeciones de la oposición por la negativa a modificar la redacción de la nueva norma.

 

La ley fue aprobada con 40 votos a favor y 30 en contra, luego de un debate de poco más de tres horas, en el que el Frente de Todos justificó el avance en la sanción de la ley sin modificaciones y Juntos por el Cambio criticó la ausencia de correcciones.

 

La nueva norma establece una serie de principios generales para la nueva modalidad laboral —extendida durante la pandemia de COVID-19 y el aislamiento— y deja las regulaciones específicas en manos de los convenios colectivos de cada sector.

 

Entre las objeciones de la oposición, coincidentes con las de las cámaras empresariales, se encuentra el punto de la ley referido a la reversibilidad, que habilita al trabajador en modalidad remota a volver a su puesto presencial cuando así lo quiera, sin que el empleador pueda poner reparos.

La ley entrará en vigor pasados los 90 días contados desde la finalización del aislamiento social, preventivo y obligatorio.

 

 

 

La nueva ley busca darle un marco a la nueva modalidad que se extendió durante la pandemia con el fin de garantizar el mismo trato para los empleados que opten por realizar sus tareas a distancia que el que tienen quienes desempeñan tareas de modo presencial.

 

La ley entrará en vigor pasados los 90 días contados desde la finalización del aislamiento social, preventivo y obligatorio, para darle un margen de tiempo a los empleadores a adecuarse a las mayores exigencias que demandará el nuevo marco normativo.

 

Este período de adaptación hasta que entre en vigencia la ley fue una de las razones por las que los senadores de la oposición votaron en contra tras la negativa del oficialismo a hacerle cambios.

 

La nueva norma señala que la prestación laboral a distancia es voluntaria y no puede ser impuesta por el empleador, al tiempo que agrega: «En los contratos que se pacte la modalidad de teletrabajo al inicio de la relación, el eventual cambio a la modalidad presencial operará conforme las pautas que se establezcan en la negociación colectiva».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: