Estudian el caso de una bebé que tendría una enfermedad rara

Guadalupe tiene dos meses y está internada en el Hospital San Luis, a la espera del diagnóstico.

Agustina Stábile, de 23 años, y Maximiliano Palacio, de 25, son la familia de Guadalupe, de dos meses, quien desde hace ocho días está internada en el área de Pediatría del Hospital San Luis (HSL) esperando ser diagnosticada por su llamativo cuadro, que podría tratarse de una enfermedad congénito-hereditaria.

 

El hilo de la historia de Guadalupe comienza hace más de diez días, cuando sus jóvenes padres le notaron una hinchazón, según le contaron a El Diario de la República. “Cuando notamos que nuestra bebé tenía la piernita hinchada, la llevamos rápidamente al hospital Cerro de la Cruz, donde le realizaron chequeos que salieron alterados. De allí, la derivaron al hospital central y desde hace días los médicos de acá le están haciendo todo tipo de estudios para poder diagnosticar lo que le sucede”, indicó Agustina.

 

Dijo que “mediante estudios radiológicos, los profesionales encontraron trece fracturas en la zona de las costillas, clavícula, muñeca y fémur”.

 

Profesionales del área Ayuda Social del Hospital San Luis entraron en contacto con los jóvenes padres para iniciar la gestión del estudio que confirmará o descartará una patología extraña: osteogénesis inmadura, un trastorno genético y hereditario, conocido en len guaje coloquial como “huesos de cristal”, que se caracteriza porque los huesos de las personas que lo padecen se rompen con facilidad, luego de sufrir un traumatismo mínimo e incluso sin causa aparente. “La trabajadora social nos convocó para decirnos que se inició el expediente de nuestro caso. Todo el proceso llevará un poco de tiempo, pero se lo vamos a poder hacer al estudio. De confirmarse el diagnóstico, esta es una patología muy compleja, nos dijeron”, manifestó Stábile.

 

 

 

 

Campaña de ayuda

 

Agustina y Maximiliano, junto a su familia más cercana, están organizando una venta de comida para este domingo al mediodía. “Los dos estamos sin trabajo y no podemos costear el estudio. Por eso impulsamos una venta de empanadas y canelones”, sostuvo la mamá.

 

Los padres, a lo largo de estos días, han recibido vía redes socia les la solidaridad de la gente que les escribe ofreciéndoles ayuda.

 

“Especialmente queremos agradecer al doctor Nicolás y a (Fernando) ‘Pappo’ Balague, que es amigo de la familia y nos está ayudando”, dijo Palacio.

 

Quienes quieran colaborar comprando la comida que venderán mañana Maximiliano y Agustina pueden comunicarse al teléfono 2664971905 y realizar su reserva con tiempo.

 

La venta de empanadas y canelones está destinada a recaudar fondos para afrontar los tratamientos que la pequeña Guadalupe necesitará de ahora en más.

 

El papá de la bebé destacó la solidaridad de numerosas personas que ya les han hecho llegar su colaboración: “Hemos recibido tapas de empanadas, pañales, leche, dinero, carne, verdura y hasta el ofrecimiento de personas que quieren ayudarnos con la entrega de las ventas”, contó.

El Diario de la Republica

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: