Construye su casa ecológica en el barrio Ciudad Jardín de Villa Mercedes

Pretende que sea autosustentable, además colocará dos molinos para tener energía eólica.

Franco Quiroga es un músico villamercedino que descubrió una segunda pasión, la ecología. Después de participar en varios foros relacionados con la temática, descubrió un método antiguo de construcción, las casas de superadobe. Él está edificando su vivienda en el barrio Ciudad Jardín con estas características y asegura que será autosustentable, porque hará una huerta y un criadero de animales. Además colocará dos molinos para generar energía eólica.

La construcción de superadobe son bolsas de plástico, similares a las que habitualmente se ven con verduras, rellenas de tierra negra  estabilizada, es decir que lleva un endurecedor que se pueda mezclar en seco, como cal o cemento y se colocan una arriba de la otra.

“Una de las particularidades que tiene este tipo de edificación es el bajo costo. Yo estoy haciendo una casa de más de ochenta metros cuadrados más la cochera, sería algo de ciento treinta metros cuadrados aproximadamente. Una construcción de esas dimensiones está presupuestada en algo de cuatro millones de pesos más o menos, el costo que yo voy a tener no superará los quinientos mil pesos”, explicó Quiroga.

Soporta un movimiento sísmico de una magnitud de siete grados en la escala de Richter.

La estructura soporta un movimiento sísmico de una magnitud de hasta siete grados en la escala de Richter. Esta, al no tener cimientos ni columnas, se mueve con el terreno sin generar fisuras, son paredes de cuarenta o cincuenta centímetros de ancho que la hace térmica, “y si uno quisiera calefaccionarla sería con algo mínimo, a su vez los muros absorben la temperatura y la va devolviendo una vez que hayas apagado la fuente de calor. Esto optimiza el consumo energético para refrigerarla o calefaccionarla, es una casa que no presenta concentraciones de humedad, porque al estar hecha de tierra, esta la aspira y favorece a cualquier persona que tenga un problema respiratorio”, agregó.

El método utilizado para este tipo de materiales es con la sujeción entre bolsa y bolsa con dos hebras de alambre de púa, “pero en mi caso, introduje barras de hierro que sostienen tres o cuatro bolsas y las coloco de forma perpendicular”, afirmó el hombre. Además, relató que vivirá con su novia con quien comparte el mismo sueño: tener su vivienda ecológica, autosustentable y autosostenible. “Vamos a poner dos molinos de viento para proveer la electricidad en la casa, si bien no vamos a poder independizarnos en un ciento por ciento de la empresa que abastece a la ciudad, sí lo lograremos en una gran parte. Con respecto al agua de la ducha y de la cocina la filtraremos y usaremos para riego”, contó.

En la fachada con el revoque grueso pretendió simular que está hecho de piedra, pero adelantó que en el interior tendrá una parte revestida con durlock porque es más rápido de instalar. La edificación está en un 70%, ya está techada con chapa y madera y con poliestireno expandido. Creó un contrapiso que, en la parte destinada al living y la cocina comedor, será cubierto con madera de cedro para darle un aspecto como si fuese parquet. En los dos dormitorios utilizará alfombras.

Estoy haciendo una casa de ciento treinta metros cuadrados y el costo será de quinientos mil pesos más o menos (Franco Quiroga)

“Nos demoró la pandemia, porque si necesito comprar materiales lo tengo que hacer dependiendo de mi DNI, por ejemplo la tierra negra la compro en las canteras sin problema, a los muebles y cañerías también los hago yo, pero a los materiales a veces me demoro en conseguirlos. Les daré un aspecto rústico y si todo sale bien, supongo que en un mes o mes y medio vamos a estar mudándonos”, auguró.

Para comenzar a construir su propiedad, Franco tuvo en cuenta la ubicación para poder aprovechar mejor la luz del día. «Está mirando al sol, por ejemplo el living es de siete metros y todo vidriado para que podamos tener la mayor luz natural. En verano el sol más fuerte le dará en la espalda a las habitaciones, pero como las paredes son gruesas y tienen ese efecto aislante nosotros adentro no nos vamos a dar cuenta. Esa fue la idea, que estemos en todos los detalles y vivir bien, con nuestro confort», dijo.

Un amigo de Franco es quien está ayudándolos, «es un método muy manual que no requiere maquinarias, cosa que también lo abarata. Es todo un desafío, porque es algo totalmente nuevo, pero está encaminándose y ahora estamos en la etapa más linda, que son las partes estéticas», finalizó

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: