Grooming: en San Luis hay hasta diez denuncias por mes

Las víctimas son niños y niñas que tienen entre 10 y 13 años. Los delincuentes los contactan mediante las redes sociales o chat de videojuegos en línea de la PC, como también de la PlayStation. Especialistas advierten que hay desconocimiento sobre este tema.


La pandemia de COVID-19 hizo que muchas personas llegaran a estar hiperconectadas todo el día. No tan solo para trabajar, sino también para realizar trámites, pagar impuestos, capacitarse y entablar conversaciones con la familia mediante videollamadas. Pero esta actividad no fue privativa de los adultos, también incluyó a los más chicos. Ellas y ellos se relacionan con sus compañeros, amigos y docentes a través de las redes sociales, suman videojuegos en línea y pasan más tiempo frente a una pantalla. Eso provoca que se sumerjan en un mundo desconocido y peligroso, si no está la supervisión constante de mamás y papás. Si bien la ONG Grooming Argentina señaló que desde que comenzó el aislamiento social preventivo y obligatorio, el acoso sexual por medios virtuales a niños, niñas y adolescentes aumentó un 30 por ciento en nuestro país, en San Luis el área Delitos Complejos del Poder Judicial aseguró que las cifras se mantienen entre 6 y 10 denuncias por mes.

 

La licenciada en Criminalística, Carina Bernal, precisó que aunque el porcentaje de denuncias durante la cuarentena no creció en la provincia, no significa que estos delitos no sucedan. De todos modos, remarcó que esta meseta puede deberse a que todavía hay cierto desconocimiento sobre la problemática. “A veces se naturaliza que alguien envíe un mensaje subido de tono. Cuando les decimos que es una vulneración y que se puede investigar, ahí recién hacen la denuncia. El 90 por ciento del día estamos conectados y dentro de esta virtualidad hay más riesgos. Hay gente abocada solamente a pensar en cómo estafar por internet o a encontrar la manera de engañar a un niño, por eso es importante estar atentos”, dijo.

 

El peligro de que un desconocido contacte a un menor no solo se da por las redes, sino también por medio de la consola de PlayStation o la computadora. Sobre este tema, Bernal señaló que la mayoría de los juegos tiene un chat online, mediante el que los chicos hablan e intercambian información en el mismo momento en que están inmersos en el juego. En su mayoría, los datos que aparecen de un usuario, como por ejemplo el nombre, son de fantasía, por lo que se desconoce la identidad verdadera de la persona que está del otro lado de la pantalla. “De alguna manera consiguen el número de WhatsApp del chico y entablan una comunicación con él. Lo mismo sucede con Facebook, donde publican que están aburridos y dejan su número de celular”, detalló.

 

Por lo general las víctimas son menores de entre 10 y 13 años. Los adultos que practican grooming suelen generar un perfil falso y se hacen pasar por un niño o una niña para lograr una relación de confianza con la víctima. “Se ponen a la altura emocional de los pequeños, hablan de los mismos gustos y de a poco entran en su círculo íntimo, hasta les piden una foto de ellos. Si después se niegan a mandarles, los amenazan con que las harán públicas o se pondrán en contacto con sus papás”, explicó la especialista, quien detalló que es allí cuando los chicos se encuentran desbordados por la situación y se lo dicen a su familia. Además, destacó que muchos, por temor o vergüenza, borran lo que hacen, por eso recomiendan que no lo hagan, ya que de esta manera podrán rastrear el hilo de la comunicación y pedir a las compañías telefónicas para dar con el nombre y apellido del agresor.

 

Según la especialista en Criminalística, algunos abusadores coleccionan las imágenes que consiguen y otros están involucrados en una red de pornografía infantil. En provincias más grandes como  Buenos Aires, han llegado a tener contacto físico con los menores hasta llegar al abuso sexual, por eso se dice que el grooming es la antesala al ataque cara a cara.

 

Sobre el uso de las redes sociales, Bernal recomendó que los chicos no las utilicen y que solo naveguen en páginas seguras monitoreadas por los padres. “Para tener Facebook te piden que tengas una cierta edad, ya que hay que estar maduros emocionalmente para distinguir el peligro dentro de la virtualidad o en el teléfono”, precisó. “El mejor control parental es el diálogo con mamá y papá. Los mismos cuidados que les dan para ir a un cumpleaños, como por ejemplo que no hablen con extraños o no se acerquen, los deben implementar en el mundo de internet”, concluyó.

 

En coincidencia con Bernal, la psicóloga del Departamento Interdisciplinario de Evaluación de Riesgo de Violencia del Cuerpo Profesional Forense del Poder Judicial de la Provincia de San Luis, Miriam Buttino, comentó que los chicos no son captados de un momento para otro, sino que el acosador lo planifica estratégicamente. Buscan crear intimidad para empezar a establecer un mundo en común.

 

10 CONSEJOS:

 

1-Rechazá los mensajes de tipo sexual o pornográfico. Exigí respeto porque cada uno de nosotros lo merecemos, vos también.

 

2-No publiqués fotos tuyas o de tus amigos/as en sitios públicos.

 

3-Utilizá perfiles privados en las redes sociales.

 

4-Cuando compartás una foto en tu red social, pensá si conocés a todos tus contactos.

 

5-No aceptés en tu red social a personas que no hayas visto físicamente y a las que no conozcas bien. Si tenés 200, 300 o 500 amigos, estás aceptando a personas que realmente no son amigos ni familiares tuyos.

 

6-Respetá tus propios derechos y los de tus amigos/as. Tus derechos incluyen la privacidad de tus datos personales y de tu imagen. No los publiqués, pero tampoco hagás públicos los datos o imágenes de otros.

 

7-Mantené tu equipo seguro: utilizá programas para proteger tu móvil u ordenador contra el software malintencionado.

 

8-Utilizá contraseñas realmente privadas y seguras. No incluyás en tus apodos o sobrenombres identificativos datos como tu edad, etc.

 

9-Si se produjo una situación de acoso, guardá todas las pruebas que puedas: conversaciones, mensajes, capturas de pantalla. Pedí ayuda para conservar esos elementos en otro equipo seguro.

 

10-Si se ha producido una situación de acoso, NO cedás ante el chantaje. Hacéselo saber a tus padres, pedí ayuda a algún referente o persona de tu confianza para que lo comunique a quien corresponda lo antes posible.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: