Agencia sanitaria brasileña afirma que los ensayos de la vacuna de Oxford continuarán pese a la muerte de un voluntario

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) envió una nota de prensa notificando esta decisión, según información de Reuters.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) de Brasil informó este miércoles que continuarán las pruebas de la fase tres de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford, pese a la muerte de un voluntario.

De acuerdo con información de la agencia de noticias Reuters, Anvisa notificó esta decisión tras la muerte de un voluntario brasileño que participaba en las pruebas de la vacuna de la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca.

De momento, Anvisa no proporcionó mayor detalle sobre la decisión de continuar con los ensayos, argumentando «protocolos de confidencialidad».

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria fue notificada del deceso el pasado 19 de octubre. «El proceso sigue evaluándose», aseguró Anvisa, que no precisó si al voluntario se le administró la vacuna o placebo.

«Los datos sobre voluntarios de investigación clínica deben mantenerse confidenciales, de acuerdo con los principios de confidencialidad, dignidad humana y protección de los participantes», detalló la agencia en una nota.

Una persona cercana al caso, quien pidió el anonimato, declaró a Bloomberg que el voluntario fallecido no había recibido todavía la vacuna, como se había especulado en medios locales.

Pruebas en Brasil

Desde finales de junio, unos 8.000 voluntarios brasileños se han sumado a las pruebas de la fase tres de la vacuna desarrollada por Oxford y AztraZeneca, según informó la agencia Efe.

La Universidad Federal de Sao Paulo (Unifesp), que es la institución encargada de coordinar los ensayos clínicos en el país suramericano, incluso afirmó que el estudio avanzaba como era «esperado».

Brasil suspendió los ensayos de la vacuna de Oxford y AztraZeneca después de que un voluntario en Reino Unido presentó una «reacción adversa grave», el pasado 8 de septiembre. No obstante, reinició las pruebas unos días después, cuando Anvisa confirmó que en el país no se habían registrado «eventos adversos graves» en los participantes.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, firmó en agosto un decreto para la producción, compra y distribución de esa vacuna, por un valor de 1.900 millones de reales (unos 338 millones de dólares).

Brasil es la segunda nación con más muertes confirmadas por coronavirus y la tercera con más contagios acumulados, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins. Hasta este miércoles, el país registra 154.837 decesos y 5.273.954 positivos.

RT Actualidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: