Villa Mercedes: controlarán el llenado de piletas en las casas

Multarán a los dueños de piscinas que no las hayan declarado, y piden que no usen agua de red para cargarlas.

A pesar de las lluvias recientes, la sequía todavía se hace sentir fuerte en toda la provincia, y el bajo caudal que trae el río Quinto mantiene en alerta al equipo de Obras Sanitarias Mercedes (OSM). Para evitar problemas en la provisión de agua potable, el organismo controlará el llenado de las piletas de los hogares y multará a los propietarios de aquellas que no estén declaradas.

 

Es que la ordenanza impositiva que regula el servicio en la ciudad establece que es obligatorio informar a la dependencia si se posee una piscina en el hogar, aun cuando sea de las más comunes de lona. «Y, además, tiene que dar aviso si cuenta con una perforación para extraer el recurso, si usa la de la red o si la adquiere a través de un camión cisterna», explicó Walter Libaak, quien está al frente de la coordinación de Obras y Servicios Sanitarios.

 

Con esa base de datos, en primer lugar OSM puede organizar mejor el suministro. Asimismo, debería cobrar un canon adicional  a los usuarios que llenen sus estructuras con las canillas domiciliarias, por cada mes que dure la temporada. «Pero estamos tratando de no hacerlo, sino que los vecinos las carguen con los proveedores de agua cruda. Se paga una sola vez y ese mismo líquido se mantiene durante todo el tiempo de uso», sostuvo.

 

Por eso, el funcionario contó que se han reunido con los diferentes vendedores y constructores de piletas, para solicitarles que hagan convenios y también ofrezcan a sus clientes el llenado a través de estos transportes. «No los podemos obligar, solo es un pedido porque eso nos daría una gran ayuda a nosotros. Sobre todo porque cuando se le aplican los productos, como el cloro, el agua deja de ser potable. Entonces no tiene sentido consumir la de la red», aclaró.

 

Otra de los opciones es realizar una perforación para extraer la napa. Libaak dijo que instalar este tipo de infraestructura no es costoso, ya que basta con un pozo que llegue a los primeros niveles de las capas subterráneas.

 

Es que desde hace unos meses, OSM prevé que este verano el consumo sea mucho más grande de lo habitual. La pandemia obligará a muchas familias a vacacionar en la localidad y la demanda de los comercios que fabrican o colocan piscinas de concreto y de fibra de vidrio se ha incrementado mucho.

 

En ese sentido, el coordinador reveló que a principios de noviembre los inspectores comenzarán a verificar que no haya derroches ni usos prohibidos del recurso. Además de controlar las conexiones clandestinas y las pérdidas sin reparar, verificarán que todas las construcciones estén declaradas. «Con un drone se compara lo que se puede ver a través de Google Earth. En función a eso, se labrarán las multas correspondientes en base a los valores que determine la impositiva», aseguró.

 

Para dejar constancia de la existencia de una pileta, el funcionario dijo que hay que contactarse a través de la página web del organismo, comunicarse por mail o presentar una nota en la mesa de entradas de la institución, ubicada sobre la calle Balcarce, entre Pescadores y Fuerte Constitucional.

 

«Estamos con una emergencia hídrica y esperamos que las lluvias y los vecinos nos ayuden», cerró.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: