“Polo Godoy Rojo quería ser recordado como un humilde maestro al que sus alumnos hicieron escritor”

Durante tres jornadas, Mirtha Dolores Godoy de Reinoso comparte reflexiones filosóficas y poemas en torno a la doble vocación de su padre.

Al comienzo del video presentado para esta primera Feria del Libro Digital, Mirtha, licenciada en Filosofía, cita al historiador Jesús Liberato Tobares cuando indaga sobre la construcción de la puntanidad y responde: “Hombres y mujeres ilustres y otros que no sabiendo ni siquiera dibujar la firma llevaban dentro un hondo sentido de patria, mística y pasión argentina”.

Así, una de las hijas del autor, reflexiona sobre su vocación: “Esto me lleva a pensar en los maestros puntanos, que sembraron a lo largo y ancho del país la semilla, no sólo del saber, sino también la luz del amor, para hacer más digna la vida de sus alumnos. Quizás quienes experimentaron más los sentimientos de estos niños y sus familias fueron los maestros rurales, por eso, sin duda, mi padre quería ser recordado como un humilde maestro, al que sus alumnos hicieron escritor. Y así expresaba: ‘Comprendí que me estaba destinado un lugar en el mundo y que debía empezar contando la tremenda injustica que castigaba a aquellos olvidados pobladores y que debía hacer algo por ellos’”.

Polo nació en Santa Rosa del Conlara, el 26 de enero de 1914, y murió a los 90 años. Su experiencia como docente en la Escuela Provincial de Concarán y luego en parajes como Monte Carmelo, en Balcarce y Pozo Cavado, lo empujaron a llevar adelante un diario, del cual germinará su trascendental obra “Donde la Patria no alcanza”, laureada con el primer premio de la “1ª Bienal Puntana de Literatura”, y con faja de Honor de la SADE.

Entre cuentos, poesías, novelas, relatos para niños y obras de teatro, el autor sumó 28 publicaciones. Con “Campo guacho” obtuvo el Premio Emecé, en 1960. El diario La Prensa lo ubicó, entonces, “entre quienes continúan la senda por la que transitaron Hernández, Payró, Sánchez, Güiraldes y Linch”.

“Escribió poesías que mostraban la dolorosa realidad en que vivían esas familias, y por ello decidió mostrar a través de su novela “Donde la Patria no alcanza”, la vida de los maestros rurales, sacrificados, comprometidos con su vocación, allí refleja parte de sus experiencia y propias vivencias y culmina la novela con una invocación al maestro de Galilea (Jesucristo) para que sus palabras suenen anunciando la justa liberación del hombre”, leyó Mirtha para luego recitar un poema de Polo titulado “Escarcha”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: