Los hipotecados UVA arrancan el año sin soluciones a la vista

Un comunicado del Ministerio de Desarrollo Territorial afirma que no les brindarán soluciones.

El año empezó mal para quienes accedieron a un crédito hipotecario UVA para tener su vivienda propia. De acuerdo a un comunicado del grupo de beneficiarios autoconvocados a nivel nacional, el Ministerio de Desarrollo Territorial y Habitat les informó que el área no está en condiciones de poder brindarles alguna solución y que la deben encontrar en el Banco Central y en los bancos adheridos a la operatoria. Así, el problema que tienen hace años sigue sin resolverse: las cuotas de sus viviendas suben de acuerdo a la inflación y se han vuelto impagables, al igual que el préstamo final, que ha triplicado su valor en algunos casos. Según describieron varios damnificados a El Diario están pagando un crédito que no solo no logran achicar la diferencia, sino que cada vez están más lejos de poder saldar.

 

Mientras la única solución en el corto plazo que les brindó el gobierno nacional fue congelar hasta febrero las cuotas al valor de marzo de 2020, los hipotecados están sumidos en la incertidumbre de no saber cómo pagarán su deuda, que —aseguran— aumenta día a día.

 

«Nuestra idea era trabajar con el ministerio, con los que habíamos armado una mesa técnica y tratar de que ingresara allí, a través del Ministerio de Hacienda de la Nación y el Banco Central, para poder incorporar en las charlas a los bancos», apuntó Pedro Canali, quien forma parte de los autoconvocados a nivel provincial y nacional, y conformó la mesa de negociación cuando María Eugenia Bielsa era ministra de Desarrollo Territorial y Habitat, entre fines de 2019 y fines de 2020. Con ella tuvieron un par de reuniones virtuales y hasta les presentaron propuestas para modificar la operatoria del crédito. Sin embargo, Bielsa renunció a principios de noviembre y luego solo hubo prórrogas para el congelamiento de las cuotas.

 

«La salida de Bielsa nos frenó, nos volvió todo para atrás. Veíamos con buenos ojos que Luciano Scatolini, quien era uno de los secretarios de Bielsa, continuara en el ministerio con la asunción de Jorge Ferraresi, lo que podía darnos una posibilidad de continuidad dentro de todo lo que se había trazado», detalló. Con el nuevo ministro tuvieron incluso una primera reunión por Zoom, en la que pedían un encuentro con autoridades del Banco Central. «Lamentablemente la resolución que nos llegó es la que salió publicada en todos los medios, donde nos dicen que no pueden hacer más nada y que está en manos del Banco Central», comentó Canali.

 

«El Ministerio de Vivienda dijo hasta acá llegamos. Hay que ver lo que determina el Presidente, si va a extender el Decreto de Necesidad y Urgencia o directamente van a descongelar las cuotas y empezar a cobrar el valor de UVA del mes que se pretende cobrar a partir de marzo. Además, los bancos ya van informando a cada uno que hay que pagar esas diferencias de cuotas de todos estos meses que estuvieron congeladas», describió Noelia Rossi. Ella en septiembre de 2017 sacó un préstamo por 1.145.000 pesos. En noviembre del año pasado, la última vez que consultó, el crédito se había actualizado en 3.950.000 pesos, casi cuatro veces el valor inicial. Hoy las cuotas congeladas le salen 12 mil pesos.

 

Andrés Gómez sacó un préstamo de 960.000 pesos y tres años después, aún pagando todos los meses, hoy debe 2.600.000 pesos. Él calcula que una vez que termine el congelamiento, el costo mensual que deberá pagar pasará de 18 mil a 25 mil pesos. «Habiendo pagado más de 3 años, ha aumentado un montón; es como si vos pagaras pero no pagás, no se ve reflejado. En un crédito normal vas descontando, pagás el interés al principio y después comenzás a descontar el capital. Acá tenés el interés día a día y va variando el valor de la UVA, entonces aumenta sobre la cuotas y el total. Ese es el problema más grave, vos pagás y pagás, y siempre vas a deber más. No se va a terminar nunca básicamente», describió.

 

«Para gastar un centavo siempre tengo que esperar a ver cuánto me van a sacar en el mes. Los días 10 me debitan, automáticamente, 23 mil pesos. Empecé pagando 5 mil y van dos años de préstamo», apuntó Natalia Cherman, quien calculó que la mitad de su sueldo va al préstamo, en vez del 30% como indicaba una cláusula del crédito al que había accedido.

 

«El que no tiene un préstamo UVA no lo termina de entender. No queremos que nos regalen la casa, queremos pagar una cuota del préstamo acorde a nuestro salario y situación. Es realmente un robo. ¿Cómo puede ser que hace dos años vengo pagando cada vez más? Empecé en 5 mil, de a poco 6 mil y ahora 23 mil pesos. A mí el banco me prestó un millón y ahora debo casi 4 millones de pesos», detalló la mujer.

 

La situación los llevó a salir una vez más a los medios provinciales y nacionales a exponer su situación. «Estamos tratando de hacer acciones en conjunto con el colectivo nacional para que todos pidamos lo mismo», apuntó Cherman. Una de las soluciones que se barajan es que el crédito deje de calcularse a partir de UVA, que varía de acuerdo a la inflación, y que tenga otro tipo de indexación. «En algún momento lo que plantearon, pero no quedó del todo claro, es que iban a pasar la indexación por el índice de variación salarial, porque los nuevos Procrear están bajo ese sistema. Pero no quedó nada firme», recordó Rossi.

 

«La idea es tratar de poder comunicarnos con los legisladores nacionales que nos representan en las distintas provincias, y con distintas propuestas tratar de llegar a ellos», aportó Canali. «El problema más grande es que hoy en San Luis tenemos casos de gente que le puede pasar lo que pasó en 2008 en España, que deben más de lo que vale realmente su vivienda», apuntó el hombre, quien sigue como gerente del Banco Columbia.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: