Villa Mercedes: tras el aumento del pan, las ventas dejaron de ser por kilo

Remarcaron que si bien la demanda no se redujo, los clientes cambiaron la modalidad de compra.

A tan solo una semana del último aumento del pan, los comerciantes comenzaron a sentir las repercusiones en las ventas. Trabajadores y propietarios de panaderías locales aseguran que el consumo diario dejó de ser por kilo y que los clientes llevan porciones más pequeñas. Los vendedores temen que haya un nuevo incremento en los valores en las próximas semanas.

 

El 3 de febrero, la Cámara de Panaderos de la ciudad anunció los nuevos precios, una escala que oscila entre los $100 y los $160, y  en los negocios ya se percibe un pequeño cambio. «Se está haciendo difícil, pero lamentablemente nos estamos acostumbrando y la gente también. Por eso creo que las ventas no bajan, además el pan es de primera necesidad, lo vienen a buscar todos los días», comentó Liliana Pisano, encargada de un local ubicado en Olloqui y Arenales, en el barrio Viva San Luis. La mujer señaló que desde hace unos días los clientes compran de a $40 o $50 pesos. «Tienen que llevarse algo sí o sí, más la gente que tiene muchos chicos o una familia grande», opinó la comerciante que optó por expender el kilo a $100.

 

En un local ubicado entre Edison y General Paz, el panorama es el mismo. «Notamos que los vecinos de la zona son quienes más lo hacen. Si bien hay personas que vienen a comprar mucho porque estamos en pleno centro, los que viven por acá cerca eligen pedir menos productos y para el día», dijo Estefani Escudero, una de las dueñas. El negocio que maneja junto a su esposo abrió las puertas hace unos meses y ya sintieron el cimbronazo del último incremento. «Tuvimos que modificar los precios porque era inevitable. Antes teníamos el pan a $120 y ahora está a $140, lo mismo con los bizcochos, cuando arrancamos los teníamos a $300 y ahora cuestan $50 más caros. Y son relativamente bajos los valores», mencionó.

 

En algunas tiendas la suba no generó tantos altercados. Patricia Maldonado, empleada de una panadería ubicada en la avenida Presidente Perón y Arenales, indicó que no afectó mucho a las ventas. «Creemos que es porque estamos en una zona en la que pasa mucha gente y no hemos visto que haya decaído la cantidad de personas que entran a comprar. Pero sí que ya no se llevan tantas facturas, por ejemplo, sino que vienen por lo más esencial que son las flautas o los mignones», añadió.

 

En cambio hay quienes lo perciben como una crisis. «No se puede trabajar así, todos los días aumenta algo. Ayer la margarina vino un 28% más cara. Se torna imposible», reclamó Luciana, encargada de un comercio de la calle Pedernera al 1100.

 

El aumento también obligó a las panificadoras a modificar sus ofertas. «Hemos optado por vender en porciones y no por kilo para que la gente se siga dando un gusto. Esto en el caso de las tortas, los budines y el pan de leche que son los que más salen. Pero con el resto de los productos pasa igual», mencionó Patricia, dueña de un tradicional local que funciona en Pueyrredón 948.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: