Alejandro Bianchetti, el atleta con ELA que supera todos los obstáculos

Hace cinco años le diagnosticaron esclerosis lateral amiotrófica. Tiene 54 años y corrió este sábado los 21 K de la Media Maratón “Provincia de San Luis”. Fue reconocido por el Gobierno provincial.

Alejandro Bianchetti corrió una vez más una carrera de 21 kilómetros. Acompañado por el preparador físico Pablo Sosa, el maratonista largó a las 6:00 desde Terrazas del Portezuelo y, tras 5 horas y media de recorrido, cruzó el arco de llegada y emocionó a todos.

La jefa del Programa Deportes, Cintia Ramírez, agradeció su presencia y le hizo entrega de un reconocimiento “por ser un ejemplo para la sociedad, por su lucha, esfuerzo y perseverancia”.

“Tal vez no dimensionamos la dificultad que debe atravesar con su enfermedad, pero en esta media maratón nos recordó el sentido de la vida, el valor del tiempo y de los momentos. A veces nos quejamos de cosas insignificantes y nos olvidamos de lo importante”, manifestó Ramírez en un sentido mensaje.

Bianchetti decidió enfrentarse a los pronósticos y asumió una lucha personal contra la enfermedad. Comenzó a correr maratones y nunca paró: “Es hermoso venir a correr a San Luis porque honro la vida de una manera especial. Para mí, las carreras son simplemente una metáfora de un día más de mi vida. Mi meta es la gloria, todos los días corro maratones desde que me levanto hasta que me acuesto, y todas las noches me tengo que colgar la medalla”, dijo.

El atleta lucha constantemente por su vida y este sábado logró superar una nueva meta, con la Media Maratón “Provincia de San Luis” alcanzó 48 carreras corridas, entre ellas, cinco maratones.

“Cuando corro, insisto en que es una metáfora; mi cuerpo no puede correr y eso está a la vista, pero mi corazón y mi mente vuelan. Si algo aprendí de esta enfermedad es que a veces no valoramos el tiempo y los momentos, estamos preocupados por cosas que sinceramente no valen nada. Cuando uno tiene problemas en serio en la vida, aprende que lo único importante que tiene es el tiempo”, agregó debajo del arco de llegada.

La ELA es terminal. La esperanza de vida a quienes se les diagnostica no va más allá de los cinco años desde su detección y una gran mayoría, tras cursarla tres años, pasa a depender de un respirador artificial y de una silla de ruedas.

Actualmente, el estado del deportista es “esperanzador”, como él dijo: “No sé qué me define más, si el amor sincero de un papá, o la esperanza inquebrantable de un luchador. Quizás tan sólo sea la lucha de un atleta que busca superarse. Si algo aprendí de toda esta tormenta es que he logrado muchas cosas que vaticinaban como imposibles”, reflexionó. “Mi conclusión es que soy un hombre común en circunstancias extremas, impulsado por motivos extraordinarios. No soy lo que logré, soy lo que superé, y no superé una enfermedad terminal, superé circunstancias y todos los días trato de enseñarles a mis hijas que las circunstancias se enfrentan con amor en el corazón y con determinación en la mente. La mente crea la realidad y si lo crees lo creas”, finalizó Bianchetti.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: