“Sol Puntano” comenzó la cosecha de aceitunas

Tiene una parcela experimental de una hectárea y media con cuatro variedades. Algunas son netamente aceiteras, y otras también se consumen en fresco o rellenas. Los productos cuentan con gran aceptación de los vecinos.

Los olivos son uno de los recursos agrícolas más importantes que tiene Sol Puntano. Sus árboles ya adultos y bien desarrollados ingresaron en los últimos días en la etapa de la cosecha de las aceitunas, que servirán para consumo en fresco, a veces con preparaciones especiales, y también para sacar aceite de oliva de excelente calidad.

“Tenemos una hectárea y media ocupada con olivos, en un lote que consideramos experimental y al que venimos evaluando desde 2008”, contó Alfredo Cartellone, el jefe de Subprograma de la Colonia Agrícola, quien agregó que plantaron cuatro variedades: manzanilla, changlot, arbequina y arbosana.

La parcela está en plena producción desde hace unos años y le sirve a los técnicos del Ministerio de Producción para obtener información local sobre cómo se comportan los olivos en esta zona de San Luis. “Nos sorprendió el desarrollo de las plantas y la calidad del aceite extra virgen que obtenemos, ya que tiene un bajo nivel de ácido oleico. Este éxito nos permitió tener una pequeña producción que se vende rápido en las ferias de pequeños y medianos productores, que por el momento el Ministerio de Producción no está realizando, y en la venta directa de los viernes en el predio de ‘Sol Puntano’”, indicó Cartellone.

Hace algunos días, hicieron la primera cosecha de la variedad manzanilla, que es la que madura primero. “Es una aceituna redonda, y con doble propósito, ya que se pueden hacer aceitunas rellenas y aceite de oliva, que resulta muy frutado y rico”, comentó.

Y agregó que “está lista la variedad changlot, que también tiene dos utilidades, son aceitunas de mayor tamaño que las manzanilla, ideales para hacer en salmuera, negras, para consumir solas y con la preparación griega”.

En diez días más será el turno de las variedades arbequina y arbosana, netamente aceiteras, debido a que son las más pequeñas, con carozo grande, no aptas para consumo, pero con buen porcentaje de aceite para aprovechar en la industria.

La cosecha es manual. Las aceitunas cosechadas en el día se guardan por 24 horas en la cámara de frío para evitar su oxidación y al día siguiente son enviadas a una planta procesadora en Nogolí. “Todo el circuito queda en la provincia, desde la producción, pasando por la cosecha y finalizando con la elaboración”.

En “Sol Puntano” el aceite se envasa en bidones de dos litros, o bien en presentaciones de vidrio de 500 y 250 centímetros cúbicos, todas con excelente salida, ya que los puntanos se acostumbraron a consumir este producto de calidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: