Producción agroecológica: la acuaponía como alternativa

El Ministerio de Producción y San Luis Agua, llevan a cabo esta técnica en el Vivero Cruz de Piedra, que permite la producción de diferentes especies sin la necesidad de utilizar el suelo, sino que se emplean piedras y un circuito cerrado de circulación del agua, involucrando peces, bacterias y plantas.

Las nuevas tendencias y en algunos casos, la imposibilidad de acceder a un espacio de suelo apto para la producción agrícola, llevaron a la reinvención de la práctica agroecológica, lo que devino en la utilización de la acuaponía como método de cultivo agroecológico.

Pablo Pensotti, jefe del Subprograma Autoconsumo Frutihortícola, Concientización y Capacitación, comentó: “La acuaponía es un sistema productivo autosustentable, que está formado por tres componentes clave: peces, plantas y bacterias, que forman una simbiosis entre sí. Este sistema permite acompañar y trabajar el cuidado del medio ambiente, donde se reutiliza el 90% del agua y se elimina el uso de cualquier tipo de elemento químico”.

Y agregó: “Desde el Ministerio de Producción estamos realizando este tipo de pruebas para ampliar la capacidad productiva de la provincia. En el Vivero Cruz de Piedra instalamos un sistema educativo y explicativo, donde buscamos capacitar y brindar nuevas herramientas y sistemas productivos, que acompañen el crecimiento de la provincia. Además, el objetivo es instruir a los productores interesados en este tipo de práctica para que puedan llevarla a cabo, como así también, para que en las escuelas puedan aprender que es posible realizar acciones de la mano del cuidado del medio ambiente”.

¿Cómo funciona?

“Como mencionamos previamente, el sistema consta de tres elementos indispensables: peces, plantas y bacterias. En nuestro vivero, contamos con un estanque de peces con una capacidad de 1000 litros, donde actualmente tenemos 20 peces. Por otro lado, disponemos de tres camas de cultivo, donde colocamos las piedras y colocamos los plantines. Por último, creamos un tanque de recuperación, donde colocamos tapitas de plástico que generan las bacterias, claves para el funcionamiento de la acuaponía”. explicó Pensotti.

Y agregó: “El ciclo se inicia en el estanque de peces, que con sus desechos nutren al agua, que luego pasa por un sistema de cañerías hasta las camas de cultivo, donde se encuentran nuestras plantas. Allí, tenemos un sistema de sifones que permiten que el agua llegue hasta cierto nivel, que luego sale, pasa por el estanque de recuperación, donde las bacterias realizan la tarea de purificar más el agua, y vuelve al estanque de peces, cumpliendo así el circuito cerrado”.

¿Cuál es la diferencia entre acuaponía e hidroponía?

“La diferencia principal es el uso de químicos. En los sistemas hidropónicos las sales que se utilizan se compran en una química y se agregan al sistema, por ende no son orgánicos. En cambio, en los sistemas acuapónicos estos nutrientes se los dan los peces, por lo que es materia totalmente orgánica. De esta manera logramos trabajar en armonía con el medio ambiente, evitamos la contaminación y realizamos una correcta reutilización del agua, ya que al no tener aditivos puede volver al estanque de peces”, cerró el funcionario.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: