San Luis produce la semilla de algodón para todo el país

Jorge Luis Soto Lutz, dijo que el 90% de las semillas que se usan en el  país son de la provincia. Opinó que hace falta una ley que respalde la investigación para mejorar la genética.

“La superficie que actualmente se maneja en la provincia está entre las 2300 y las 2500 hectáreas, pero la cantidad va variando, porque depende de la disponibilidad del lote y de la rotación de los cultivos que se hace posterior a la cosecha y sobre la que se siembra trigo y sobre trigo, va a maíz o soja”, indicó Soto Lutz y agregó que “si va maíz en la campaña siguiente se produce de nuevo algodón, y si es soja se hace cobertura con centeno para proteger el suelo y defenderlo de la presencia de amaranto que cada día gana superficie y representa un problema grave en la zona porque es resistente a los herbicidas”.

 

En cuanto a la superficie de producción, el ingeniero agrónomo coincidió con Almiroty, y aseguró que hay una intención de siembra mayor para esta campaña. “Los números indican que con respecto a la 20/21, hubo un incremento de entre un 10 y un 20 por ciento; y adelantó que para la 21/22 esperan 20 por ciento más”, dijo.

“Hay una importante demanda de alquileres que es algo nuevo para la producción de la zona ya que los productores de algodón generalmente son propietarios de los campos y lo incorporan en la rotación para mejorar la rentabilidad de los establecimientos”, indicó y agregó que “desde hace dos campañas es notorio el crecimiento de demanda de tierras, eso indica que inversores de otras provincias quieren sumarse a la elaboración de este tipo de cultivo”.

 

 

Es importante contar con nuevas tecnologías para lograr producciones estables, esto tiene que estar respaldado por una ley (Jorge Luis Soto Lutz)

El Semillero Gensus, que forma parte de las empresas que trabajan el algodón en San Luis, multiplica con los productores locales y a su vez invierte en arrendamiento de campos para reproducir las nuevas variedades que se incorporan todos los años. “Solvi y Selene conforman el grupo de empresarios que tiene su propia desmotadora y ellos producen entre 3 mil y 4 mil hectáreas aparte, en la zona de Quines y Candelaria”, explicó.

 

El ingeniero agrónomo explicó que durante la última campaña los precios “arrancaron con niveles de normales a bajos, pero con expectativas de mejora. Al final de la campaña hubo un repunte y aumentaron”, dijo Soto Lutz, y aclaró por qué: “El algodón tiene la particularidad de que se adapta bien a condiciones adversas y resiste a períodos de sequía importantes. El cultivo cumple un ciclo muy largo y tiene la capacidad de volver a arrancar con cada lluvia. Durante el proceso de siembra, implantación y floración trabajamos con riego, usamos unos 200 milímetros, por eso los costos fueron un poco mayores. Llovió poco durante octubre y diciembre, pero sobre finales de enero comenzó a caer agua, febrero y marzo fueron muy húmedos entonces pudimos compensar la inversión inicial, porque no se gastó tanto como habíamos proyectado. Entonces esto produjo buenos rindes”.

 

Otro punto muy importante que trabajan en conjunto, los productores y el Senasa, es mantener el estatus de la provincia, que actualmente se considera “libre del picudo algodonero”. “Ellos realizan el monitoreo de trampas y feromonas, y los resultados obtenidos confirman que no se registraron capturas”, concluyó.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: