Sancionaron a 35 vecinos por derrochar agua en la ola de calor

Les labraron actas a quienes tenían pérdidas muy grandes y quienes desagotaban y llenaban sus piletas sin control.
En medio de la semana con mayores picos de temperatura de los últimos años, los móviles del área de Control Urbano de la Municipalidad, acompañados por personal de Obras Sanitarias Mercedes (OSM), salieron a recorrer la ciudad para corroborar que los vecinos hicieran un uso racional del agua. Luego de varios días, sancionaron a unas 35 personas que realizaban grandes derroches de un recurso que por momentos comenzó a parecer escaso.

La ola de calor incrementó al máximo el consumo, lo que impactó en la presión que recibían las canillas de varios barrios. Además, las continuas bajas de tensión y los cortes energéticos que hubo en los últimos días dañaron parte de la infraestructura del sistema de provisión.

Los operativos apuntaron, fundamentalmente, a que quienes tenían buen caudal no lo desperdiciaran, para que la red no sufriera y no terminara afectando a los vecinos que están más alejados de los acueductos y las plantas potabilizadoras.

El jefe del programa municipal, Elvio Sepúlveda, contó que verificaron diferentes irregularidades en el uso del servicio. «Nos encontramos con personas que regaban las veredas o que hacían desagotes de piletas y las volvían a llenar», repasó. En esos casos, sostuvo, en primer lugar les realizaron una advertencia y les pidieron que corrijan esos hábitos. Pero cuando se trataba de grandes volúmenes y de reincidencia en el comportamiento, les labraron actas de sanción.

«Había algunas casas en las que los tanques no tenían el flotante en funcionamiento y quedaban volcando agua durante todo el día», ejemplificó.

Enviarán las actuaciones al Juzgado de Faltas, para que determine el valor de las multas.

Además, señaló que pudieron constatar algunas de las irregularidades gracias a denuncias que llegaron al Sistema Único de Reclamos de la Comuna, al que se puede acceder a través del número 147 del teléfono.

Las actuaciones que realizó el personal serán enviadas al Juzgado Municipal de Faltas, que es la dependencia que se encarga de analizar cada caso y determinar el valor económico que tendrán las multas.

Y aunque los móviles recorrieron diferentes partes de la localidad, Sepúlveda indicó que registraron los mayores derroches con piletas en las zonas más residenciales, como las Quintas de Betbeder, mientras que en barrios más periféricos y populares se encontraban con los casos de personas que regaban las calles y las veredas.

Ayer, después de que una pequeña lluvia y algunas nubes ayudaran a que el clima diera una tregua, fue el último día en el que se ocuparon de los controles. «Pero cada vez que haya jornadas con temperaturas superiores a los 40 grados, vamos a volver a salir para cuidar el recurso», anticipó el funcionario.

El jefe de Control Urbano remarcó que el cambio de mentalidad para un uso racional del agua debe nacer desde los diferentes sectores de la sociedad. «Todos deben contribuir a la concientización, no solo la Municipalidad, sino también los medios de comunicación, el sistema educativo y las organizaciones sociales. Es un recurso muy importante que debemos preservar entre todos», expresó Sepúlveda.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: