Plan de Inclusión Social: “Hoy el plan está desnaturalizado, necesitamos reconducirlo y sanearlo”

Así lo aseguró el Gobernador de San Luis, en la Legislatura, al referirse a la política que contiene a miles de puntanos y puntanas en toda la provincia. “Nuestro principal objetivo es capacitar a los trabajadores y trabajadoras, insistiendo en la formación como condición primera y necesaria para una transición exitosa hacia el mercado laboral”, adelantó.

Otro de los importantes temas que abordó el primer mandatario, Alberto Rodríguez Saá, durante la Asamblea Legislativa, fue la continuidad de la política de inclusión social. “En materia de desarrollo humano, hemos planteado nuevos paradigmas para el Plan de Inclusión. Hoy el plan está desnaturalizado, necesitamos reconducirlo y sanearlo”, aseveró el Gobernador, en un mensaje amplio, reflexivo y contundente. A partir de esa premisa, el mandatario provincial señaló: “El Estado social, aunque sea otro el Estado, que no se llame Estado social, tiene como eje central, como núcleo social, la cultura del trabajo. Si no creamos, mantenemos, educamos, formamos para la cultura del trabajo, no funciona la persona, la familia, no funciona el barrio, el municipio, las ciudades, la Argentina. No funciona el mundo. Cada sociedad requiere que sus integrantes incorporen la cultura del trabajo”.

Durante su mensaje, Rodríguez Saá recordó los inicios de esta política provincial: “El Plan de Inclusión Social ‘Trabajo por San Luis’ fue creado en el año 2003. Esta iniciativa fue sostenida y profundizada a lo largo de los años, al punto de que San Luis y la inclusión social tiene raigambre constitucional y es política estatal permanente. La única constitución del mundo que tiene incorporado el derecho a la inclusión social es la de San Luis, gracias a ustedes, al pueblo de San Luis y a todo el esfuerzo que han hecho todos para que esto se entienda”.

El gobernador destacó: “Se reían y les decían ‘pico y pala’, y contestaban: ‘Sí, soy trabajador orgulloso de pico y pala’, enfatizó y el recinto se llenó de aplausos. “Y con ese Plan tuvimos un equipo de fútbol que le ganaba a todos. Tomábamos a los chicos de los potreros y ayudábamos en las epidemias. Una epidemia de hepatitis, los trabajadores se subían a todos los tanques de los barrios humildes, donde había una mujer que no se podía subir a limpiarlo, subían los del plan. Limpiaron todos los tanques. En Quines, en San Francisco, arreglaron el río que se desbordaba en las crecientes. Y éste, que le llamábamos Río Seco, porque sentíamos vergüenza porque era un basural, lo construyeron a pico y pala, en un parque que es un orgullo. Le devolvimos el nombre del Río San Luis, y lo hicieron los trabajadores del Plan De Inclusión Social”, destacó orgulloso.

En este sentido, aseguró que el Plan se fue desnaturalizando, poco a poco, con la segunda etapa de esta política social y con la pandemia, entre otros factores. “Vamos a volver a esto. Y por eso hicimos una ley y ustedes (en referencia a los legisladores) la aprobaron ¡Defiendo el plan! ¡quiero al plan! ¡no le hago trampa al plan. porque el plan no tiene jefe, lo tienen que cuidar entre todos! Ese es el catecismo del Plan”.

Sobre las nuevas herramientas que llegarán para retomar el espíritu de la cultura del trabajo, ejemplificó: “Vamos a hacer un censo que pregunte: ‘¿vos querés estar en el plan, donde hay que trabajar, donde el centro es la cultura del trabajo?’ ¡Sí! Bueno, quedate, bienvenido”. Luego enfatizó, “Si la respuesta es ‘No, no quiero, muchas horas, no me gusta. ¡Pero si estás excluido, no tenés otra cosa que hacer!’ Y a esto nos responden: ‘En realidad no estoy excluido, tengo otro trabajo’. Ah, bueno, entonces no podés venir porque tenés otro trabajo. Es una picardía, eso está mal, es quitarle el lugar a otro. Eso es lastimar el esfuerzo del Estado. Entonces, si vos no querés trabajar en el plan, te parece que es mucho, vamos mantenerte 3 meses para que busques trabajo. La provincia te va a conseguir trabajo, porque tenemos una obra pública y un crecimiento enorme, donde los indicios dicen que no tenemos desocupación alarmante”.

Por otro lado, se refirió a quienes elijan quedarse en el Plan de Inclusión: “Dentro del Plan se trabaja, hay cultura del trabajo. Vas a trabajar en lo que te gusta. Te vamos a capacitar. Hermoso como aquel Plan. Al que le guste el deporte, bueno trabajar y fomentar esto para que tengamos los mejores equipos. A los que les guste la cultura, pintarán San Luis, tendrán teatro en San Luis. Para los que les guste la construcción, tendremos ceramistas, albañiles. Al que le guste la ciencia y la técnica, la ULP los va a capacitar”.

Reconducción y saneamiento

Sobre la continuidad de esta política, el gobernador indicó: “La decisión tomada en ese entonces fue desnaturalizándose con el tiempo, razón por la cual necesitamos reconducir y sanear el plan. Hoy nuestro principal objetivo es capacitar a los trabajadores y trabajadoras. En función de ello desarrollaremos nuevas acciones y herramientas”.

Se llevarán adelante las siguientes acciones:

– Censo de cada uno de los beneficiarios: apunta a conocer las características, experiencias, habilidades y aspiraciones de los integrantes del plan.

– Educación primaria y secundaria al alcance de todos: se motivará a las personas que, por diferentes razones, no hayan completado su educación formal a que lo hagan. De acuerdo a los registros, 1.500 integrantes no terminaron el nivel primario y 6.000 no concluyeron el secundario.

– Oportunidades de formación: la Universidad Provincial de Oficios y la Universidad de La Punta serán las responsables de la capacitación de los beneficiarios. Estas instituciones brindarán programas específicos que posibilitarán una formación adecuada.

– Vinculación permanente: se implementará una nueva aplicación al servicio de los integrantes del Plan, que les permitirá recibir y enviar información. A partir de ella podrán: estar advertidos sobre nuevas capacitaciones, mantener contacto con los referentes, conocer fechas de pago y cambios de horario, obtener beneficios, gestionar el certificado de pertenencia del Plan, participar en la bolsa de trabajo y recibir alertas.

– Puesta en marcha de un programa comercial para que los beneficiarios puedan vender los frutos de sus propios emprendimientos: A través de “San Luis Produce”, los integrantes del Plan serán los artífices de esta cadena de valor. Todos podrán participar y se aplicará en rubros tan importantes como salud, personas capacitadas para el cuidado de pacientes, adultos y niños; mecánica, textil, blanquería para hospitales, clínicas y hospitales; clínicas y geriátricos, ropa de trabajo y uniforme, guantes y barbijos; construcción y metalúrgica, puertas placas, ladrillos cerámicos, carpintería metálica, agro, tranquera, bebederos, etc.

– Capacitación para mujer y disidencias a través del programa integral para la autonomía: En forma conjunta la Secretaría de la Mujer, Diversidad e Igualdad, el Ministerio de Producción y la cartera de Desarrollo Social pondrán en marcha este programa que abre la puertas a la formación en la concreción futura de proyectos productivos.

Y concluyó: “Vamos a ordenar el Plan, vamos a llamarle Inclusión, vamos olvidando la palabra Plan, está devaluada porque no fomenta la cultura del trabajo. Me voy a ocupar casi personalmente del Plan de Inclusión. Nadie lo quiere tanto como yo. Unámonos y construyamos un mejor San Luis”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: