Los documentales sobre Verónica Bailone y Germán Avé Lallemant emocionaron al público del Puente Blanco

Aunque de épocas y contextos diferentes, ambas historias inspiran por el compromiso con la identidad y el futuro provincial. Calidad, investigación y escenas conmovedoras en dos audiovisuales para volver a ver en familia.

El lunes pasado se presentó el documental de Verónica Bailone “Verte crecer”. Emocionado, el padre de la viceintendente de Villa Mercedes, Abel Celestino Bailone, destacó: “Este documental trasluce todo lo que Vero era y todo lo que tenía para dar. Se nos fue con 37 años. Ella sentía el dolor ajeno como propio por eso recorría los barrios, escuchaba y buscaba soluciones”.

El audiovisual, declarado de interés legislativo y cultural por el Honorable Concejo Deliberante de la ciudad de San Luis, narra la vida de Verónica Bailone, su lado más íntimo, el entorno familiar y su carrera en la política.

“Fue muy grato el recibimiento en San Luis, porque la sala estuvo prácticamente llena y eso nos colmó de emoción. Vero es un ejemplo para muchas personas”, indicó la productora Eleonora Olguín.

“Necesitábamos ver y compartir las emociones con el público. Estamos agradecidos por el acompañamiento. Tenemos pensado hacer otra función en Villa Mercedes porque en la primera presentación mucha gente se quedó afuera”, adelantó el director Martín Ochoa.

Por su parte, el viernes en la Sala “Berta Vidal de Battini” se proyectó el documental “Germán Avé Lallemant: el alemán. Un explorador del Cuyum”. El film fue realizado por “Tres Producciones” y “Rosebud Cine”.

En tanto que la dirección estuvo a cargo de Martín Ochoa, con guión y producción de Carlos Vera Da Souza. Además, interpretaron a “Germán”, Diego Nicola Linares y como “Enriqueta Lucero”, Graciela Gauna. “Me siento orgullosa por haber representado a Enriqueta Lucero porque fue una mujer muy empoderada. Fue la primera docente que hizo una huelga nacional”, indicó la actriz que vive en San Francisco.

“Traté de hacer la interpretación desde el cuidado y el respeto. También tuve en cuenta las miradas, los gestos y las expresiones hacia Lallemant porque él como esposo era de carácter fuerte”, agregó Gauna.

“Haber descubierto a Lallemant fue emocionante. Me dejé esta barba y el bigote para interpretarlo. Era una persona fantástica y multifacética que estuvo olvidado por la historia. Fue un adelantado: tuvo dos periódicos, iba y volvía a Buenos Aires a caballo, estuvo como director en el colegio nacional, buscaba uranio en la zona, estaba preocupado por el medioambiente y por el legado para las próximas generaciones”, expresó el actor Diego Nicola Linares.

En cada presentación, el público acompaña con calidez y gratitud en el Puente Blanco que se viste de gala para que brillen los protagonistas, artistas y técnicos de cada documental. El sector cinematográfico puntano busca reactivarse mientras abraza con fuerza sus raíces.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: