Adolfo París: la historia del niño ajedrecista que representa a San Luis en Paraguay

El protagonista, vive en el Morro y aprendió a mover las piezas virtualmente desde su casa durante la pandemia. En el campo le colocaron antenas y allí la proeza se convirtió en una de las figuras más reconocidas del deporte.

“Empecé a jugar ajedrez en la pandemia de manera virtual, por una plataforma llamada Lichess y mi mamá me inscribió en la Escuela de Talentos de la ULP. Me gusta el ajedrez porque es un juego de estrategia y táctica donde un mal movimiento te lleva a perder”, confirmó y en un breve repaso por las escasas derrotas aconsejó esforzarse el doble y estudiar más.

Es una realidad, tumbar a San Luis que se convirtió en la nueva meca del ajedrez no será tarea fácil para algunos. Adolfo tiene apenas 12 años y puso la situación de cara al imponerse en un Campeonato Sudamericano en Paraguay para representar al pueblo sanluiseño. También es cierto que el triunfo pareciera vislumbrarse y que las presiones del reloj no serán ningún impedimento.

“Voy a participar de un torneo difícil, pero va a ser una linda experiencia porque voy a conocer un lindo país”, destacó al referirse a la cercanía del acontecimiento que tendrá una duración total de seis días e iniciará este 30 de noviembre.

Al finalizar, el pequeño símbolo de un enorme futuro junto a su familia expresaron los agradecimientos, al intendente de La Toma, a la ULP que acompaña cada uno de sus pasos y al Gobierno de San Luis por el constante apoyo.Se puede afirmar con total honestidad que Adolfo es un talento dotado de sobrada voluntad. Sin embargo, resalta permanentemente el acompañamiento recibido desde el Estado provincial para lograr sus objetivos. La gran política de Gobierno resultó en la conformación de una larga lista de campeones que coronaron de triunfos el territorio puntano en un deporte intelectual e inclusivo que sumó más de 30 mil alumnos este año.

El paisaje campestre proporciona la tranquilidad necesaria para el campeón. Mientras tanto, su mamá y papá le entregan el tablero y él se alista dispuesto a preparar el juego con dedicación. Antes de iniciar el diálogo, se detiene a observar si al menos alguno de los presentes puede regalarle una breve partida y tras conseguirla, narra su historia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: